cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
REPORTAJE

El envejecimiento de los trabajadores, inquietud preventiva principal de la industria del automóvil y auxiliar

16/01/2017 - Por Jaime Sáez de la Llave
La exposición a campos electromagnéticos, los EPIS –sobre todo, calzado y guantes– y el Compliance fueron otros ejes temáticos del desayuno organizado por nuestra publicación.

El pasado 2 de noviembre la revista Formación de Seguridad Laboral y la Fundación Borredá, con la colaboración del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) y el patrocinio de Ejendals, celebraron el desayuno profesional titulado “PRL en los trabajadores de la industria del automóvil y auxiliar”.

La relación de asistentes fue la siguiente: María Jesús Otero, de la Unidad Técnica de Psicosociología-Centro Nacional de Nuevas Tecnologías-INSHT; Beatriz Diego, coordinadora del Área de Asesoramiento Público-INSHT; David Delgado, coordinador de Prevención de Riesgos Laborales de SEAT Martorell; Luis Pascual, médico del trabajo Departamento de PRL-Dirección de RR. HH. de Grupo Renault; Elisa Martín, jefa de RR. HH. de Volvo Group Truck Centers; Miguel López, responsable de Prevención, Calidad y Medio Ambiente en KIA Motors Iberia S.L.; José Alberto Cabello, director de Prevención de Riesgos Laborales de Faurecia España; José Enrique Aparisi, director territorial de Prevención del Área Sureste de Asepeyo; Marian Menéndez, directora de Área Centro de la Comunidad de Madrid de Asepeyo; Cintia Maestre, Country Manager Iberia Ejendals AB; Raquel Jaén, Territory Sales Manager Centre Area Spain de Ejendals; Ricard Pedrola, Sales Director de Wavecontrol; Felipe Blanco, director técnico de Iturri; y Javier Pascual, director de Segurlex Consultores & Compliance Abogados y miembro de la Sociedad Española de Estudios de Derecho de la Seguridad.

Por parte de Editorial Borrmart estuvieron presentes Antonio Borredá, director de la revista Formación de Seguridad Laboral –que ejerció de moderador–; Mª Victoria Gómez Alonso, directora de Relaciones Institucionales; Ancor Morales, responsable del Área de Audiovisuales; y Jaime Sáez, redactor jefe de Formación de Seguridad Laboral.

Campos electromagnéticos

El Real Decreto 299/2016, de 22 de julio, sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a campos electromagnéticos fue el tema que inauguró el desayuno. Con respecto a este RD –el cual tiene las mismas repercusiones que la Directiva 2013/35/UE–, aplicado a la industria del automóvil y auxiliar, es preciso efectuar una valoración para determinar “si existen riesgos”, tal y como apuntó Beatriz Diego, del INSHT, quien centró su intervención en el ámbito de la soldadura, dejando claro que “la mejor solución es automatizar el proceso y que no exista ningún trabajador cerca”. Cuando esto no sea posible, se debe efectuar la medición de los campos electromagnéticos, una tarea sumamente compleja. “Estamos hablando de un agente físico de naturaleza no vectorial. No solamente es importante conocer la frecuencia y la intensidad: además hay que determinar la dirección y el sentido de sus vectores; eso significa considerar cómo trabaja la persona en cuestión, la posición que ocupa, la manera que tiene de soldar, qué postura tiene, qué movimientos hace, sus hábitos de trabajo del soldador…”, especificó Beatriz Diego. Todos estos factores pueden alterar la medición final. Una vez que se dispone de estos datos, “es sencillo establecer un procedimiento de trabajo y un protocolo en el que se pueda minimizar la exposición simplemente porque se ha colocado el equipo de manera distinta o se ha orientado el proceso de manera diferente”, concluyó Beatriz Diego.

Para Ricard Pedrola, de Wavecontrol –empresa especializada en la fabricación, diseño y distribución de equipos destinados a la medición de campos electromagnéticos a nivel global–, la industria del automóvil cuenta con puntos críticos que deben ser evaluados, como es el caso de los trabajos de soldaduras, disponiendo para ello de equipos diseñados específicamente para tal fin. “Existen riesgos por lo que es necesario hacer una medición”, poniendo en práctica “las medidas preventivas y correctivas, si hacen falta”, enfatizó Ricard Pedrola. Para este profesional, resulta decisivo apostar por equipos de calidad, ya que “no todo vale”. De este modo, se obtienen unos valores fiables que servirán de argumento ante cualquier organismo competente.

En relación a la contaminación electromagnética José Enrique Aparisi, de Asepeyo, explicó que “en el sector hay soldaduras dieléctricas, sistemas de guiado de los AGV y operaciones de sellado por inducción. No hemos visto superados los niveles de actuación. En los puestos automatizados por la distancia y en los puestos manuales, los equipos están bien protegidos. Además, en Asepeyo contamos con equipos especialmente manejables para medir estos puestos. Estamos inmersos en un programa de I+D+i junto con Wavecontrol”.

Riesgos ergonómicos y envejecimiento

La identificación de los factores de riesgo, tales como sobreesfuerzos, posturas inadecuadas y movimientos repetitivos y trastornos musculoesqueléticos, junto con el envejecimiento de la población trabajadora, ocuparon gran parte del debate.

Marian Menéndez, de Asepeyo, recordó que los problemas derivados de los sobreesfuerzos continúan y se incrementan. A ello hay que sumar el envejecimiento de la población trabajadora. Como soluciones eficaces, Marian Menéndez apuntó que “como mutua queremos trabajar en el desarrollo y en la implantación de nuevas tecnologías y de nuevas ayudas”, elementos que inciden directamente en la correcta gestión de los riesgos y en las enfermedades profesionales.

Elisa Martín, de Volvo, aportó su visión desde el ámbito de los talleres y los vehículos industriales, haciendo especial hincapié, además de en el envejecimiento de parte de la plantilla, en los retos derivados de trabajadores que padecen enfermedades de larga duración en situación de baja ya que, una vez son dados de alta, es preciso adaptar los puestos de trabajo a sus circunstancias. Además, Elisa Martín apostó por el compromiso y “la preocupación real por todos los empleados”, incluidos los de mayor edad –que deben participar en los planes de prevención y en la formación continua–, los cuales proporcionan una experiencia tremendamente importante valiosa, productiva y útil. 

Luis Pascual, de Renault, también mostró su preocupación por el envejecimiento de la población y por las consecuencias producidas por la reestructuración del sector con la crisis. “Se nos ha ido mucha gente con 58-59 años en la parte terciaria y en la parte de la mano de obra directa”, detalló Luis Pascual quien aludió a que “hay un acuerdo de plan de relevo: a los 61 años todos los trabajadores abandonan la empresa con un acuerdo según el cual deben retornar 45 días al año hasta que cumplen los 65. Tenemos problemas para acoplarles porque se trata de gente que presenta un tipo de patología crónica y después de un tiempo fuera de la empresa es complicado reubicarles”. 

José Enrique Aparisi, de Asepeyo, hizo también sus valoraciones sobre los riesgos ergonómicos: “En el sector de la automoción las condiciones de los puestos de trabajo son adecuadas. Adicionalmente, hay un fuerte control de entrada a nuevos riesgos. Cualquier nuevo equipo, producto o contrata pasa examen previo. Además, el sector comienza a aplicar esta práctica sobre el diseño ergonómico de puestos, como barrera a nuevos riesgos. Requiere integración con diseño de puestos de trabajo y métodos y tiempos. De otro modo, tras una mejora, se introducen nuevas tareas. Asimismo, en el Plan General de Actuaciones Preventivas de Asepeyo desarrollamos un proyecto de promoción de la integración de la ergonomía en el diseño de puestos de trabajo”.

Accede al contenido completo en este enlace

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter