cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

¿Cómo la formación ha innovado la empresa?

30/09/2015 - Pedro Merodio Fernández, director del gabinete de PRL de AICA y gerente de Asifor Ingeniería
En estos últimos años estamos viendo un cambio cuantitativo y cualitativo en la normativa que regula la prevención de riesgos laborales, y, más en particular, en la formación que se debe impartir en los sectores regulados por convenio basada (y ampliando) en el artículo 19 de la Ley de Prevención de Riesgos laborales 31/1995. Pedro Merodio Fernández, ingeniero técnico de Obras Públicas, apuesta por buscar métodos innovadores para impartir formación en materia preventiva.

Ante la normativa vigente –como la Ley Subcontratación 32/2006, y sobre todo, a raíz de la publicación y aprobación del Convenio de Construcción en 2007, el convenio para empresas del sector del metal de 2009, muy parecido al de construcción, y posteriormente madera, cerámica y vidrio, rótulos, etc.–, debemos sensibilizarnos. Por ello, es preciso poner toda nuestra atención, como técnicos que somos y responsables de nuestras obras, empresas u organismos que representamos, para que, en materia de prevención, la formación sea uno de los pilares fundamentales en los que se sustente, y se pueda por fin conseguir una formación teórica-práctica, como se establece en dicha normativa, para evitar, en todo lo posible, el alto índice de siniestralidad que tenemos en construcción, en muchos de los casos provocada por la falta de una formación que se ajuste al puesto de los trabajadores. Con los convenios, todas las empresas están obligadas a impartir a todos los trabajadores del sector una formación específica de 20 horas según su puesto de trabajo, denominada de segundo ciclo, previo paso de un curso inicial de 8 horas común, denominado Formación Inicial o “Aula Permanente” (para personal directo de obra). Esta formación debe impartirse por empresas acreditadas, a través de formadores que son personal de plantilla, en la mayoría de los casos de la propia empresa o empresas de formación acreditadas como SPA o empresas de formación (en construcción obligatorio ser empresa SPA). En todos los casos se trata de profesionales del sector con gran experiencia en su materia, con vocación de docentes, alto nivel tanto de cualificación, con una formación específica para la función que ejercen.

Duración y contenidos de la formación 

Estos dos acontecimientos que hoy vive la formación en materia de prevención por fin sirven para guiarnos, en cuanto a duración y contenidos, a todos los que nos dedicamos en el sector de construcción a la prevención: 

La Ley 32/2006 de 19 de octubre, reguladora de la subcontratación en el sector de la construcción y su entrada en vigor el día 19 de abril de 2007. 

Las aprobaciones de los convenios generales del sector de la construcción (incluyendo la resolución de 18 de marzo de 2009 de la Dirección General de Trabajo, por la que se registran y publican diversos acuerdos de desarrollo y modificaciones del Convenio Colectivo General del Sector de la Construcción y del Metal), por los que apuestan y regulan la formación que se venía impartiendo en unos sectores muy precarios, sin ningún tipo de regulación en contenidos, horario, etc. consiguiendo buscar una formación, con puntos estratégicos basados en: 

  • Dar una mayor de calidad en la formación impartida, contando con los mejores profesionales en cada materia. 
  • Crear una formación específica a medida para cada trabajador, en base a su puesto de trabajo.

Para ello, me gustaría plasmaros mi parecer sobre cómo debe impartirse dicha formación en materia de prevención, teniendo en cuenta a quién va dirigida y por quién es impartida. Todo ello fundamentado en mi experiencia diaria como técnico de prevención y a la vez como formador en todos sus niveles, desde el aula permanente, segundos ciclos por oficio, cursos de nivel básico, hasta su grado máximo en la docencia en el Máster del Prevención de Riesgos Laborales. Estas conclusiones, a continuación mostradas, están ya experimentas y documentadas en la tesina realizada a través del Máster de Formación de Formadores, cursado en la Universidad Autónoma de Barcelona, y que se comunicó en el V Congreso Internacional de Formación celebrado en Granada en el año 2010. 

Uno de los primeros principios para conseguir una buena impartición de formación se basa en lograr la intervención de los docentes en la propia planificación del curso, no limitándose simplemente a la impartición de la jornada del curso, debiendo participar en los procesos anteriores, dando su opinión y aportando su experiencia en la planificación y preparación del curso (incluso, en algunos casos, en el diseño del mismo o en la elaboración de los textos, debiendo conocer las condiciones que rigen y afectan a cada curso, dependiendo de la caracterización de los grupos de alumnos).

Accede al contenido completo sobre cómo la formación ha innovado la empresa en este enlace

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter