cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

Formación en prevención de riesgos laborales: ¿sirve realmente para algo?

11/01/2019 - Carlos Martín Miguel, consultor, coordinador de formación, formador y profesor universitario de PRL
A pesar de no tener ninguna duda acerca de la respuesta a la cuestión que planteo en el titular de este artículo, por supuesto que sí tiene una extraordinaria utilidad práctica la formación en prevención de riesgos laborales para conseguir proteger la seguridad y la salud del trabajador.

Sin embargo, el éxito de la acción formativa quedará ligada y dependerá de diferentes factores relacionados con el enfoque y la motivación que el formador presente hacia esa formación que pretende impartir, así como de otros factores de índole organizativos que no dependen tanto del buen hacer del formador, sino de los medios que facilite el servicio de prevención o la empresa de formación en cuestión. Estas y otras cuestiones son las que trataré de abordar en el presente artículo. Por tanto, no pretendo analizar la formación desde la óptica, extensamente tratada ya en libros, publicaciones e, incluso, en congresos –como en el pasado XXXIV ENSHPO MEETING AEPSAL–, de si hacen falta más o menos horas, metodología, quién puede impartirla, etc.; me voy a centrar en cuestiones, como se suele decir, “más de andar por casa”, enfocadas en el día a día de un formador y cómo ha de ser la formación para que podamos conseguir los objetivos marcados.

Primera cuestión

La primera cuestión que hemos de abordar creo que está clara: ¿cualquier técnico en prevención de riesgos laborales o persona con conocimientos en la materia puede impartir formación en prevención de riesgos laborales? Planteo esta cuestión porque existe la creencia, sobre todo en los SPAs, de que cualquier técnico es válido para desarrollar una formación en PRL y, sinceramente creo que esto es un error porque en muchas ocasiones me he encontrado con técnicos que a pesar de que bien no les gusta o bien no se sienten suficientemente preparados, se ven obligados a impartir formación en prevención de riesgos laborales. Es cierto que una de las funciones que otorga el Reglamento de los Servicios de Prevención al técnico en prevención es impartir formación, pero no hemos de confundir el que se otorgue esa función con estar obligado a desempeñarla, pues de hacerlo, la formación impartida por un técnico desmotivado no conseguirá los objetivos que se pretenden.

Puede acceder al contenido completo en el siguiente enlace.

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter