cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
NOTICIA

Tendencias y futuro de la formación en PRL

25/11/2014 - Alfonso García-Cardó, director técnico de Wakaru.
Todavía hay responsables de formación que no asimilan la máxima de no hay formación sin evaluación. Cuando solicitamos los exámenes para comprobar qué contenidos están asumidos y cuáles debemos potenciar nos indican o que no se ha llevado a cabo ninguna evaluación o que no la tienen documentada o registrada.

No vamos a poner en duda sin analizar una por una cada actividad formativa en prevención de riesgos laborales (FPRL) que se ha realizado. Pero de la mayoría de actividades que hemos podido examinar, hemos cuestionado que cumplan realmente con los criterios de suficiente y adecuada. Por ejemplo, la mayoría de las FPRL que hemos analizado tienen una duración media de 2 horas. Aspecto que si analizamos a nivel pedagógico podemos cuestionarlas rápidamente. No es coherente que la duración de la FPRL sea inferior a la que se emplea para la reeducación en seguridad vial para la recuperación de los puntos del permiso de circulación, que es de 12 horas, cuando en este último tipo de formación se fundamenta en los cambios de actitudes y la FPRL debe tratar tanto actitudes como aptitudes.

Y sin embargo, la FPRL tiene menor duración. Difícilmente se pueden cambiar conductas en cursos con una duración inferior a 10 horas; incluso hay estudios que estiman que la duración mínima debería ser de 20 horas.

Al profundizar en el análisis de la FPRL observamos que no todos los técnicos están capacitados para la impartición de formación. Por ejemplo, comprobamos FPRL realizada por técnicos que no poseen la especialidad necesaria y/o tienen niveles deficientes en conocimientos y estrategias didácticas para la impartición de FPRL.

Se han realizado sesiones formativas en PRL en las que se ha impartido la misma formación a dos personas que ocupan puestos con equipos de trabajo diferentes. Por tanto, con riesgos diferentes y con pautas de actuación e intervención ante una posible eventualidad, muy diferentes.

Todavía hay responsables de formación que no asimilan la máxima de no hay formación sin evaluación. Cuando solicitamos los exámenes para comprobar qué contenidos están asumidos y cuáles debemos potenciar nos indican o que no se ha llevado a cabo ninguna evaluación o que no la tienen documentada o registrada.

En lo concerniente a las modalidades formativas, ya hace un par de años cuestionábamos abiertamente en esta misma publicación (García-Cardó, 2012) que la formación online en PRL no se está llevando a cabo de manera rigurosa, tanto en lo concerniente al diseño como a la metodología, lo que cuestiona gravemente su utilidad y eficacia. La Resolución del 8/11/2013 del sector de la construcción que regula el procedimiento para la homologación de actividades formativas en materia de PRL no sólo nos confirma que la modalidad online se ha convertido en algo residual o esporádico, sino que es extensivo a toda la modalidad a distancia. En el artículo 4b) de los requisitos de esta Resolución se indica que, con “carácter excepcional, la acción formativa se podrá impartir a distancia”. A ello añadir que esta excepcionalidad es sólo para la formación de directivos, y exclusivamente se permite la modalidad mixta (presencial-distancia) en la formación de administrativos y en la formación de nivel básico. Para cualquier otro puesto de trabajo o función la única modalidad factible es la presencial. 

En la formación a distancia, los materiales y documentos impresos o el contenido online no tienen una fácil capacidad de adaptación a cada puesto y a cada equipo de trabajo por lo que rara vez esta modalidad cubre con todos los riesgos detectados y documentados en las evaluaciones de riesgos.

Accede al contenido completo de este artículo en mediante este enlace.

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter