cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

El “bonus”: incentivo para las empresas

14/07/2015 - Vicente Aparicio Mulet, director gerente de Asepeyo
Coloquialmente conocido como “bonus”, la traducción práctica supone que las empresas que acrediten los requisitos que marca la norma, podrán recibir un incentivo, a abonar directamente por la mutua, con los límites en cuantía que el artículo 4 de la norma regula.

En fecha 1 de abril de 2010, el Boletín Oficial del Estado publicó el Real Decreto 404/2010, de 31 de marzo, mediante el que se instituía en España una norma que regulaba el establecimiento de un sistema de reducción de las cotizaciones por contingencias profesionales a las empresas que contribuyeran especialmente a la disminución y prevención de la siniestralidad laboral.

El Real Decreto fija los requisitos que las empresas han de cumplir para poder optar a la concesión por parte de la Seguridad Social del incentivo, así como la cuantía de su importe y el proceso de solicitud.

Coloquialmente conocido como “bonus”, la traducción práctica supone que las empresas que acrediten los requisitos que marca la norma, podrán recibir un incentivo, a abonar directamente por la mutua, con los límites en cuantía que el artículo 4 de la norma regula. Y el fondo sobre el que gravita ese incentivo está amparado por los excedentes que haya obtenido la Mutua y que se encuentren depositados en el Fondo de Prevención y Rehabilitación, a partir del 1 de enero del año en curso, denominado Fondo de Contingencias Profesionales de la Seguridad Social.

De ese fondo, la Mutua podrá disponer, para abonar tales incentivos, de un máximo del 3% anual. Ese es, por tanto, el límite que se puede destinar a las empresas por este incentivo.

En lo que hace referencia a Asepeyo, las cuantías máximas que podían ser destinadas a este menester en el periodo 2009-2014 fueron las siguientes:

Puede decirse, por tanto, que, “a priori”, el montante susceptible de ser retornado a las empresas y referido a esta entidad es muy alto.

Teniendo en cuenta estas premisas, y que este incentivo puede solicitarse desde el pasado 1 de abril, es interesante hacer balance y ver qué ha sucedido en dos ejercicios cerrados (años 2009 y 2010), cómo van los siguientes y realizar una valoración.

Accede al contenido completo de este artículo en este enlace

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter