cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

La insularidad en la integración de la actividad preventiva en Canarias

17/06/2015 - Francisco Borja Gómez Rivero, técnico superior en Prevención de Riesgos Laborales. Área de Salud Laboral en UGT Canarias
En los últimos años, la filosofía empresarial en Canarias ha tenido que recomponerse y buscar la subsistencia de la actividad con cambios organizativos, traducido en el descenso de contratación de personal y en la reestructuración de recursos buscando el ahorro económico.

Canarias es la comunidad autónoma más alejada y aislada de España. Además, es un territorio fragmentado insular. Esta característica conlleva que se den los factores de la insularidad y la doble insularidad, que afectan directamente a la consecución de una adecuada integración de la actividad preventiva. Por tanto, cualquier análisis de su estructura laboral, empresarial, administrativa o social debe realizarse con los matices que esta insularidad aporta. 

El tejido empresarial canario está centrado en el sector servicios, donde el 91,25%1 de las empresas son microempresas (menos de 10 trabajadores). A este tipo de empresas se les aplica también el Real Decreto 39/1997, de 17 de enero, y deben incorporar la gestión preventiva en su estructura. Esta tarea se complica cuando añadimos la insularidad a la gestión, afectando a todo el espectro prevencionista:

  • Formación especializada, encareciéndose su acceso.
  • Recursos preventivos comercializados, dificultándose la adquisición y reposición de medios y dependencia del suministro de los comercializadores.
  • Dispersión de centros de trabajo en empresas regionales, aumentando el coste de mantenimiento o desplazamiento de los equipos preventivos, además de suponer un reto en la coordinación de actividades empresariales, internas y externas.
  • Centralización de la gestión empresarial en una isla, generalmente capitalina, que resulta en un modelo de funcionamiento con centros de trabajo satélite.

Todo se traduce en la doble insularidad, ya que a la lejanía con el territorio continental se le añade el efecto de la barrera geográfica insular presentada: una insularidad dentro de otra.La integración de la actividad preventiva en Canarias va acompañada de estos factores. Pero, ¿cuál sería el retrato de la gestión preventiva en cada uno de los actores implicados? ¿Cómo afecta la insularidad a empresas, servicios de prevención, administraciones públicas, sindicatos y trabajadores? 

Empresas

En los últimos años, la filosofía empresarial en Canarias ha tenido que recomponerse y buscar la subsistencia de la actividad con cambios organizativos, traducido en el descenso de contratación de personal y en la reestructuración de recursos buscando el ahorro económico. Esto supone que la mayoría de las empresas opten por servicios de prevención ajenos, entendiendo ésta como una fórmula adecuada para ese fin.

De esta forma, las empresas reciben las dificultades logísticas que tienen las entidades que se dedican a la prevención de riesgos laborales, con el añadido de no dar la suficiente importancia a la propia integración de la actividad preventiva. La presencia de trabajadores designados o la asunción personal de la gestión preventiva por parte del empresario es poco menos que teoría legal.

Accede al contenido completo de este artículo en este enlace

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter