cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

Accidentabilidad laboral en España. Trabajo en altura

21/05/2015 - Javier Díaz, secretario general de ASEPAL
En la serie de artículos de ASEPAL dedicados a los EPI destinados a proteger determinadas partes del cuerpo nos centramos esta vez en un tipo de EPI destinado a proteger todo el cuerpo frente a un tipo de riesgo: las caídas de altura a distinto nivel durante los trabajos en altura.

En prevención de riesgos laborales, no podemos hablar de que unos tipos de riesgos sean más importantes que otros o, ya en materia de los equipos de protección individual (EPI), que un tipo de EPI sea más importante que otro, ya que siempre deberemos luchar con todo nuestro ahínco contra todo accidente y enfermedad profesional.

Sin embargo, cuando hablamos de los equipos de protección que debemos usar para prevenir las caídas a distinto nivel cuando se realizan trabajos en altura, estamos hablando de un tipo de EPI para los cuales los accidentes suelen tener funestas consecuencias.

En la serie de artículos de ASEPAL dedicados a los EPI destinados a proteger determinadas partes del cuerpo nos centramos esta vez en un tipo de EPI destinado a proteger todo el cuerpo frente a un tipo de riesgo: las caídas de altura a distinto nivel durante los trabajos en altura.

Equipos de protección individual para trabajo en altura: aproximación a la problemática

Según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, durante 2013 se contabilizaron un total de 18.226 accidentes por caídas a distinto nivel, siendo 545 de ellos graves y 31 de ellos mortales. Si bien es cierto que estos datos han venido descendiendo en la serie histórica durante los últimos años (a la par de la actividad económica de nuestro país), no debemos olvidar que tras esas cifras se encuentran personas de carne y hueso, que sufrieron un accidente que tal vez podría haberse evitado.

Como ya mencionábamos en otro artículo sobre protección de pies y piernas, cuando el resto de medidas preventivas han sido contempladas, la utilización del EPI debe ser precedida de un minucioso trabajo de selección de los equipos. Este proceso no puede iniciarse sin un conocimiento profundo de la normativa aplicable a los EPI, la cual contiene los requisitos aplicables a cada tipo de equipo.

Los equipos de protección individual destinados a la protección del usuario durante los trabajos en altura constituyen una pequeña singularidad dentro del mundo de los EPI ya que, mientras que en muchos otros casos los usuarios necesitan de uno o dos EPI para protegerse frente al riesgo que amenaza su seguridad, en la protección en trabajos en altura se hace imprescindible el trabajo con sistemas de equipos de protección individual.

Cada uno de estos sistemas consta de tres elementos básicos comunes:

  • Dispositivo de anclaje.
  • Elementos de conexión.
  • Elemento de prensión del cuerpo.

La efectividad de todo el sistema dependerá de la solidez de cada uno de estos tres elementos, hasta el punto que un fallo en cualquiera de los tres tendrá como consecuencia el fallo de todo el sistema.

En este artículo intentaremos dar una visión general de la normativa aplicable a cada uno de los elementos constituyentes de los sistemas de protección en trabajos en altura.

Accede al contenido completo de este artículo en este enlace.

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter