cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

El riesgo de caída en altura

Alfonso Cobo Escamilla, Grupo de Investigación de la Universidad Politécnica de Madrid

María Nieves González, Grupo de Investigación de la Universidad Politécnica de Madrid

01/06/2011
El riesgo de caída de personas u objetos es continuo o muy frecuente en prácticamente todas las fases del proceso de edificación.

En Estados Unidos los accidentes derivados de este riesgo representan una de las causas principales de los graves y mortales en el sector de la construcción. El análisis de 3.496 muertes ocurridas en la construcción entre 1985 y 1989 realizado por la Ocupational Safety and Health Administration (OSHA) muestra que el 33% de las defunciones se deben a accidentes provocados por caídas en altura [1]. Por otro lado, las deficiencias en las protecciones contra caídas en altura representan el mayor número de denuncias en OSHA y el costo de las lesiones supone en este país una cantidad superior a 5 billones de dólares USA anualmente.

La Comisión de la Salud y de la Seguridad en el Trabajo de Québec, Canadá (CSST) mostró que de las 24.999 lesiones producidas en el sector de la construcción entre 1995 y 1998, 4.676 fueron por accidentes por caída en altura [2].

En España [3], las “caídas de personas desde altura” en la construcción ocupan el primer lugar en cuanto a riesgos de accidente detectados por sector de actividad (59,3%), con una frecuencia que casi cuadruplica a la media del conjunto de trabajadores que han señalado algún riesgo de accidente en su trabajo (15,8%). 

Dentro del marco normativo nacional, en materia de seguridad laboral, se encuentra la Ley 31/95 de Prevención de Riesgos Laborales. En su artículo 15 se definen los principios generales de la acción preventiva, dando preferencia a la prevención respecto a la protección, entendiendo por prevención evitar el riesgo y por protección evitar el daño. Prioriza la utilización de técnicas dirigidas a suprimir el riesgo en origen actuando en la fase de proyecto, en el diseño de equipos y maquinaria o en los métodos de trabajo. Si no elimina ese riesgo, prima la utilización de medidas de protección colectiva o cambios en los métodos de trabajo, relegando los medios de protección individual al último lugar dentro del plan de actuación preventiva.

Esta forma de proceder está recogida por otros organismos internacionales responsables de la prevención como pueden ser el Organisme Professionnel de Prévention du Bâtiment et des Travaux Publics en Francia, el Institut National de Recherche et de Sécurité [4] (figura 1) o la Occupational Safety and Health Administration (OSHA) en Estados Unidos.

En España, tanto el R.D. 1627/97, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud en las obras de construcción, como el IV Convenio General del Sector de la Construcción 2007-2001, exigen disponer protecciones colectivas para cubrir riesgos de caída de altura superior a dos metros. Cuando no es posible utilizar estos sistemas se emplearán cinturones de seguridad con anclaje u otros medios de protección equivalente.

Acceda al contenido completo en el PDF adjunto.

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter