cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Amaia López, Departamento de Prevención de Riesgos Laborales de Confebask

LOTU, un programa pionero de prevención para evitar las caídas en altura de la construcción puesto en marcha por la Mesa de Diálogo Social del País Vasco

El pasado mes de enero dio comienzo la tercera y última fase del programa LOTU, una pionera iniciativa en materia de prevención auspiciada por la Mesa de Diálogo Social Vasco, que integran la Confederación Empresarial Vasca (Confebask), los sindicatos UGT y CCOO y el Departamento de Empleo del Gobierno Vasco.

LOTU centra sus esfuerzos en la prevención del mayor riesgo laboral detectado en el sector de la construcción, las caídas en altura, que fue responsable en 2009 del 45% de los accidentes mortales registrados en nuestra comunidad.

Al igual que sucediera en las dos fases anteriores, a través de LOTU se ha distribuido ahora entre los distintos centros de trabajo del sector de la construcción diferente material con información y recomendaciones técnicas y de uso realizado en distintos idiomas y que está también a disposición de todas las empresas y trabajadores interesados a través de la página web del programa www.lotu2010 .es

En la primera y segunda fase del proyecto, desarrolladas a lo largo del año 2010, las actuaciones y recomendaciones se focalizaron sobre los dos principales riesgos detectados en caídas de altura, las escaleras y los huecos, mientras que en esta última fase se ha centrado en los andamios y las plataformas, habituales en obras de construcción.

LOTU ha facilitado, además, la adhesión y la participación, con nuevos compromisos, de aquellas empresas que han querido profundizar en sus objetivos. Empresas que, coincidiendo con la finalización del programa, obtendrán el Sello LOTU que reconoce el esfuerzo de quienes han participado más activamente en el proyecto. Para su consecución, las empresas han tenido que cumplir unos requisitos de divulgación del material entre los trabajadores, realización de sesiones informativas, cumplimentación de test de autodiagnóstico etc.  Actualmente, sigue siendo posible la adhesión al programa a través del formulario que se encuentra disponible en la página web o bien a través de la propia Confebask.

escalera

Antecedentes

El acuerdo alcanzado el 30 julio de 2009 por los integrantes de la Mesa de Diálogo Social Vasco en materia de prevención de las caídas en altura en el sector de la construcción, con posterior lanzamiento del programa de sensibilización LOTU, ha traído consigo un cambio de orientación en el campo de la seguridad y salud laborales en Euskadi.

Hasta entonces eran muchos los esfuerzos y las inversiones que durante años instituciones públicas, agentes sociales y empresas habían realizado en materia preventiva. Esfuerzos que estaban y están dando sus frutos en forma de una sostenida disminución de la accidentalidad, pero a los que era preciso dotar de mayor especificidad.   

Se partía del hecho de que si, bien los riesgos laborales son muchísimos, los accidentes más graves se concentraban en unos pocos. De modo que, al hacer un esfuerzo de concreción de los riesgos laborales, la realidad se singularizaba enormemente, pudiendo comenzar a diseñarse medidas y actuaciones más específicas.

Adaptando este nuevo planteamiento, en línea con diversos estudios europeos, a la realidad empresarial vasca, Confebask buscó, con la colaboración de diversas empresas de la CAPV, su aplicación práctica. Planteamiento que, finalmente, se materializó en una nueva metodología de trabajo en PRL dirigida a aunar esfuerzos y a concentrar, concretar y priorizar los riesgos que más frecuentemente generaban accidentes laborales (especialmente, graves y mortales) en el País Vasco. 

Del carácter abierto de esta metodología de trabajo, inicialmente se definieron dos aproximaciones obedeciendo cada una de ellas a su propia lógica, una sectorial y otra centrada en los propios riesgos. Sin embargo, finalmente, se optó por la aproximación sectorial porque resultaba más operativa.

De esta labor previa de análisis, se dedujo que las caídas en altura eran el riesgo predominante y con consecuencias más graves de la CAPV, muy especialmente en el sector de la construcción. Asimismo, eran cinco los factores-riesgo más frecuentes que las provocaban (escaleras, huecos, andamios y plataformas, coordinación de la pluralidad de agentes intervinientes y elementos de seguridad para el mantenimiento de los edificios) y, fundamentalmente, dos los tipos de problemas detectados -condiciones materiales y de uso- por cada riesgo identificado.

La novedad de esta metodología radica en que trata de experimentar, sin descuidar la prevención del conjunto de los riesgos, una nueva aproximación de la PRL, que se caracteriza, fundamentalmente, por su marcado carácter empresarial. En el ámbito técnico y funcional es un método de trabajo cimentado en criterios muy propios de la cultura empresarial, como son la sencillez, la practicidad y utilidad, la priorización, la operatividad y la orientación a resultados factibles.

Los resultados de este análisis inicial en concreción de riesgos laborales se convertirían, finalmente, en punto de partida para los integrantes de la Mesa de Salud Laboral del Proceso de Diálogo Social Vasco, que no dudaron en continuar profundizando en esta metodología de trabajo y en diseñar y desplegar conjuntamente un programa de sensibilización en PRL. Esta metodología se transformaría en preámbulo del actual fundamento teórico del “Programa de sensibilización LOTU”.

Primeros resultados

Los resultados del programa se vienen conociendo paulatinamente. Gracias a la labor realizada durante las dos primeras fases, LOTU ha llegado a 1.063 empresas de los tres territorios históricos vascos durante la primera fase y a 1.102 en la segunda. Empresas que cuentan con unos 31.000 trabajadores.  Si bien la mayoría de los destinatarios son del sector de la construcción, ha ido también extendiéndose a otros sectores como el metal, resultado este que cumple ampliamente con la estimación de difusión que se marcó al inicio del programa. El objetivo era llegar aproximadamente al 60% de las empresas de construcción registradas en la CAPV, pero entre las dos primeras oleadas se ha alcanzado una media del 80%.    

Por otra parte, la participación activa de las empresas y su compromiso con LOTU ha resultado notable. Con las últimas adhesiones, coincidiendo con la segunda fase, se ha superado holgadamente el centenar de empresas adheridas. Cifra que hasta la finalización del programa continuará progresando. El 72% de las empresas adheridas pertenecen al sector de la construcción, seguido por el de servicios con un 16% y el metal con un 10%. Es una evolución similar a la conocida durante el lanzamiento de la primera fase escaleras.

LOTU también cuenta con iniciativas dirigidas al colectivo de trabajadores, receptor principal del contenido divulgativo. Iniciativas con las que se ha buscado su participación activa y su corresponsabilidad en PRL. A finales de diciembre de 2010 ya eran de hecho 3.466 el número de trabajadores registrados en la iniciativa más importante. Cifra muy superior a la estimación inicial de 2.400 participantes y que continúa aumentando con motivo del lanzamiento de la tercera fase.  

En términos generales, el grado de movilización e implicación de empresas y los trabajadores está resultando muy positivo. Valoración que se fundamenta, además de en los resultados estadísticos, en la opinión de diversos expertos del sector y en la ponderación de varios factores que afectan al mismo, caso del complicado momento económico que atraviesa o sus particularidades (un sector no muy acostumbrado a participar activamente en programas voluntarios de sensibilización de esta naturaleza).

LOTU ha facilitado la adhesión y la participación, con nuevos compromisos, de aquellas empresas que han querido profundizar en sus objetivos

El programa se ha complementado con la constitución del Grupo Tractor LOTU integrado por un conjunto reducido de 13 empresas representativas del sector de la construcción que conforman un grupo de ensayo, observación y tracción del programa. Sus aportaciones han resultado muy valiosas para mejorar los aspectos de diseño y desarrollo práctico y entre sus numerosas iniciativas cabe destacar las aportaciones realizadas al contenido técnico, las actuaciones dirigidas a impulsar la participación de las empresas subcontratistas o la insistencia en solicitar la participación de los servicios de prevención ajenos.  Asimismo, este grupo de empresas ha cumplido, siguiendo el calendario previsto, con su compromiso inicial de evaluación y diagnóstico en materia preventiva por técnicos de la Secretaría Técnica del Programa LOTU. El objeto final de esta evaluación no era sino tratar de extraer conclusiones extrapolables al sector de la construcción y aplicables a otras empresas.  Resultados que se esperan tener tras la finalización de la tercera y última fase del programa.

Por su parte, la Comisión de Seguimiento LOTU, compuesta por los integrantes de la mesa de Diálogo Social Vasco, además de ocuparse del control de la operativa ha trabajado, fundamentalmente en poner en marcha acciones dirigidas a promover y hacer llegar LOTU al mayor número de empresas y trabajadores del sector. Apoyándose en la experiencia teórico- práctica de los miembros del Grupo Tractor, ha llevado a cabo diversas iniciativas entre las que cabe destacar acciones dirigidas a intensificar la presencia del programa entre la opinión pública, acciones informativas dirigidas a empresas, servicios de prevención y delegados de prevención, acuerdos de colaboración con asociaciones de profesionales o acciones de seguimiento por parte de los técnicos de Osalan y visitadores de obra.

La inclusión de la nueva metodología de trabajo en materia de riesgos laborales ha abierto, pues, una nueva forma de hacer prevención en Euskadi. Una nueva vía en que confluyen la concreción de riesgos y la colaboración y concentración de esfuerzos por un interés común, la prevención de riesgos laborales. De ahí que la importancia del LOTU no radique tanto en su contenido específico como en la posibilidad de testar la aplicación práctica de esta nueva forma de aproximación a la prevención. De su éxito dependerá la continuación de nuevas vías de investigación y colaboración en PRL. 

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter