cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
ART.TÉCNICO

ATEX en zonas con polvo, el gran desconocido

17/05/2017 - Luis Coll Vera, director de Operaciones de Kennedgroup, S. L.
En muchas ocasiones las industrias manufactureras que trabajan con polvo no adoptan las medidas necesarias para prevenir riesgos de explosión y deflagración.

Bajo mi experiencia profesional dilatada en zonas ATEX, tanto con gases, vapores y aerosoles en la industria de la fabricación de pinturas como con polvos orgánicos volátiles en la industria de la alimentación y envasado de productos químicos en polvo orgánico, he llegado a la conclusión que existe un desconocimiento sobre estos últimos.

En muchas ocasiones las industrias manufactureras que trabajan con polvo no adoptan las medidas necesarias para prevenir riesgos de explosión/deflagración, sobre todo en aquellas pequeñas y creo que es debido al desconocimiento de los riesgos.

Empezaré por la clasificación de zonas: 

  • Zona 20: es aquella en la que hay o puede haber polvo combustible durante las operaciones normales de funcionamiento, puesta en marcha o limpieza, en cantidad suficiente para producir una atmósfera explosiva. Ejemplo: en molinos pulverizadores. 
  • Zona 21: es aquella en la que la nube o capa de polvo es susceptible de formarse en condiciones normales de trabajo. 
  • Zona 22: presencia poco probable y por cortos periodos. 

A diferencia de las medidas a adoptar en ambientes con vapores/gases/aerosoles, una de las más importantes es evitar la ventilación para no levantar el polvo, situación en la que se puede producir una deflagración/explosión en contacto con una energía calorífica.

La limpieza de las zonas con acumulación de polvo deberá ser constante y evitar fugas, siempre con aspirador ATEX.

Los equipos eléctricos estarán protegidos de la entrada de polvo en el grado requerido. 

  • IP5x. Protección contra la entrada perjudicial de polvo. 
  • IP6x. Protección total contra la entrada de polvo. 
  • Las temperaturas superficiales máximas de trabajo de los equipos se limitará a 2/3 de la TIN o a 745 ºC menos de la TIC (es la temperatura mínima de una superficie caliente a la que el polvo depositado sobre ella puede inflamarse. Depende, entre otros factores, del espesor de la capa; una disminución de éste favorece la evacuación de calor, necesitando mayor temperatura de ignición NTP 369) para capas de 3 mm. Si son superiores se deberá disminuir dicha temperatura.

Accede al contenido completo a través de este enlace.

Palabras clave:

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter