cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

ATEX y la prevención de riesgos laborales

16/06/2015
A continuación se presenta una lista de verificación de los requisitos mínimos de seguridad a considerar frente al riesgo de las atmósferas explosivas que puedan formarse en nuestros centros de trabajo.

De acuerdo con el R.D. 681/2003 sobre protección de la salud y seguridad de los trabajadores expuestos a los riesgos derivados de la presencia de atmósferas explosivas en el lugar de trabajo, se entenderá por atmósfera explosiva (en lo sucesivo ATEX) la mezcla con el aire, en condiciones atmosféricas, de sustancias inflamables en forma de gases, vapores, nieblas o polvos, en la que, tras una ignición, la combustión se propaga a la totalidad de la mezcla no quemada.

Por otra parte, y con objeto de prevenir las explosiones y de proporcionar una protección efectiva contra ellas, de conformidad con el artículo 15.1 de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, el empresario deberá tomar medidas de carácter técnico y/u organizativo en función del tipo de actividad, siguiendo un orden de prioridades y conforme a los principios básicos siguientes: impedir la formación de atmósferas explosivas o, cuando la naturaleza de la actividad no lo permita, evitar la ignición de atmósferas explosivas y atenuar los efectos perjudiciales de una explosión, de forma que se garantice la salud y la seguridad de los trabajadores.

A continuación se presenta una lista de verificación de los requisitos mínimos de seguridad a considerar frente al riesgo de las atmósferas explosivas que puedan formarse en nuestros centros de trabajo. Estas recomendaciones son aplicables a las instalaciones existentes, a proyectos nuevos y a las modificaciones o ampliaciones que afecten, directa o indirectamente, a zonas ATEX.

1. Determinación de las zonas con atmósfera potencialmente explosiva.

El responsable del centro de trabajo deberá garantizar que todas las zonas de trabajo en las que exista la posibilidad de presencia de una atmósfera potencialmente explosiva son identificadas de acuerdo a la normativa y legislación vigente.

Todas las operaciones posibles deberán tenerse en consideración, a saber: operación normal, arranques, paradas, disfunciones por fallo de equipos o mantenimientos, etc.Las áreas definidas deberán:

  • Estar identificadas en los diagramas y planos de planta (los diagramas tridimensionales pueden ser útiles en algunos casos, por ejemplo cuando existen zonas de trabajo a diferentes alturas).
  • Estar delimitadas en el suelo (siempre que sea posible) o, como mínimo, identificadas mediante señalización vertical. Si la zona potencialmente explosiva es una sala cerrada, deberá señalizarse el riesgo “atmósfera explosiva” (EX) a la entrada. 

La metodología para determinar estas zonas deberá estar en conformidad con las directivas europeas y normativas nacionales aplicables. 

2. Análisis de riesgos.

El responsable del centro de trabajo deberá asegurar que:

  • La evaluación de riesgos de lugares y puestos de trabajo incluye el riesgo de explosión para cada una de las zonas identificadas.
  • Las medidas técnicas y organizativas para la protección de los trabajadores han sido determinadas y desarrolladas en todos los casos. 
  • Todos los trabajadores son conscientes y comprenden los riesgos a los que están expuestos. 
  • El permiso de trabajo tiene en cuenta los riesgos de las zonas clasificadas y la contrata es informada convenientemente.

3. Conformidad de equipos e instrumentos.

En las áreas clasificadas, el responsable del centro de trabajo deberá asegurar que los equipos e instrumentos ya presentes o que van a ser incorporados, son conformes con la reglamentación y categoría aplicable al riesgo considerado. En el caso de ausencia de esta conformidad, deberá definirse un plan de acción correctivo lo antes posible.

Como mínimo, los dispositivos y equipos presentes: 

  • No constituirán una fuente de ignición (en forma de chispa eléctrica, de electricidad estática o por fricción o de fuente de calor, etc.).
  • Deben ser referenciados claramente en los planos y diagramas de la instalación, indicando la categoría para cada zona clasificada. 
  • Deben ser instalados y mantenidos de acuerdo a las instrucciones del fabricante.

4. Formación de los trabajadores propios y de las contratas.

Todo aquel que vaya a trabajar en las zonas clasificadas ATEX deberá recibir formación sobre:

  • Los riesgos asociados a las atmósferas explosivas.
  • Las características de las herramientas y equipos portátiles autorizados, que tienen que ser los adecuados para cada una de las zonas identificadas. 
  • Las medidas necesarias para proteger a las personas, incluyendo los EPI, de acuerdo al análisis de riesgos precedente, como por ejemplo calzado antiestático, ropa ignífuga y antiestática, detector de explosividad, emisoras y móviles ATEX, instrucciones en caso de emergencia, etc.  
Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter