cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Cristina Llobell Andrés, Responsable Laboratorio Materiales de Pisos de INESCOP

INESCOP trabaja en la personalización de calzado de uso profesional para atender necesidades especiales

A diferencia del calzado de calle, que cambia cada temporada debido a la demanda del mercado y a los requisitos de la moda, los modelos de calzado de uso profesional permanecen durante años en los catálogos, pues se trata de modelos certificados y, por lo tanto, no es fácil introducir cambios de aspecto o de materiales ya que, de acuerdo con el reglamento (UE) 2016/425, implicaría la revisión del certificado que ha permitido su comercialización. Además, un calzado certificado se debe utilizar tal cual se ha comprobado, no pudiendo si quiera introducir otras plantillas, si estas no han formado parte del proceso de certificación.

Por tanto, ¿qué se puede hacer cuando un determinado trabajador tiene necesidades específicas en sus pies y no puede calzar un zapato estándar? Estaríamos hablando por ejemplo de pies planos o cavos, de diferencia de altura en las piernas, juanetes, deformidades en los pies, problemas de excesiva sudoración o pie diabético, entre otros. 

Hasta ahora no existen normas armonizadas que faciliten la conformidad de este tipo de EPI con el reglamento, ajustado a las necesidades de un individuo concreto, lo cual no quiere decir que los fabricantes no den respuesta a la demanda existente en el mercado, sino que cada uno lo realiza en base a sus propios criterios debido a esta falta de definición de los mismos.

Aunque en España el mercado de calzado ortopédico profesional es minoritario, hay otros países (como Alemania y Austria) en el que, gracias a la introducción del concepto de “confort” asociado principalmente al uso de plantillas extraíbles personalizadas, puede suponer un 20 % del total de las ventas de calzado profesional.

En cualquier caso, también en España, con respecto al calzado profesional estándar, aparece la figura del ortopeda, que debe colaborar con el fabricante del calzado a la hora de modificar el EPI y asegurar el cumplimiento con el reglamento.

Actualmente, una de las normas más utilizadas para la certificación de calzado está siendo revisada por el Comité Europeo de Normalización CEN TC 161: “Protección de pies y piernas”, para incluir, entre otros temas, una metodología a seguir para certificar calzado a medida, personalizado y/o ortopédico, terminología que está todavía debatiéndose en dicho comité. En esta revisión, por el momento, se definen varias tipologías para este calzado, incluyendo desde un calzado estándar certificado y modificado con plantillas u otros aspectos personalizados, hasta el propio calzado que se fabrica especialmente a medida de las necesidades de un único usuario. Esta revisión de la norma pretende establecer, en cada uno de estos tipos, qué ensayos procede realizar en función de los cambios que se introduzcan en el zapato para su personalización.

Accede al contenido completo en el siguiente enlace.

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter