cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

Compliance en materia de PRL: foco en la prevención del acoso laboral y la discriminación

26/05/2016 - Carlos de la Torre y Alberto Madamé; abogado y socio del Área Laboral de Baker&McKenzie respectivamente
Compliance significa literalmente "cumplimiento" y se traduce habitualmente de manera más amplia como "cumplimiento normativo".

El concepto de compliance existe desde siempre. Sin embargo, el término se ha puesto de moda hace relativamente poco, al menos en España, donde la reforma del Código Penal de 2015 lo ha vinculado con la expresión "controlar debidamente" y lo ha situado entre las principales preocupaciones de las empresas. 

El análisis de las tendencias globales de compliance nos lleva a dos reflexiones iniciales. En primer lugar, existe un incremento del riesgo de incumplimientos motivado por diversos factores entre los que se incluyen el mayor número y complejidad de las normas existentes, la mayor potestad sancionadora, el incremento de supuestos de responsabilidad objetiva sin exigencia de culpa y una mayor litigiosidad. En segundo lugar, en respuesta al incremento del riesgo, las empresas están adoptando una posición proactiva con la implantación de programas de compliance.

En ese contexto, se puede observar que existe un interés generalizado en las empresas por abordar el compliance de manera integral y sistemática. Esa tendencia se explica porque en el entorno global las empresas compiten menos por lo que hacen o producen y más en términos de cómo lo hacen. Eso significa, entre otras cosas, que el énfasis se traslada de las transacciones a las relaciones y en ese tránsito es importante y diferencial asegurar un estricto cumplimiento normativo. Este interés por el compliance nace también en gran medida de la necesidad de cumplir con obligaciones legalmente impuestas y evitar la comisión de delitos por parte de las empresas en distintos ámbitos.

Buena reputación

Dentro del concepto de compliance existe sin duda un compliance laboral y de prevención de riesgos laborales que ha pasado a ocupar un lugar prioritario en la agenda de RR.HH, no solo para evitar la responsabilidad penal de las empresas y de sus administradores, sino también para prevenir la responsabilidad administrativa y, especialmente, para preservar la buena reputación de la compañía. Más allá del cumplimiento, la dimensión ética del comportamiento empresarial eleva la cuestión a un plano estratégico: los valores y la misión de la compañía, su identidad corporativa está en juego y, con ella, su imagen y reputación. Así, por ejemplo, los planes de prevención de riesgos laborales y los planes de igualdad son códigos de compliance específicos, que tratan de asegurar el cumplimiento con los cuerpos normativos que respectivamente regulan estas materias y, correctamente implementados, reducen la responsabilidad del empresario por incumplimientos relacionados con dicha normativa.

Para acceder al artículo completo pincha aquí

Palabras clave:

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter