cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Propuesta de un método directo para la evaluación de riesgo por movimientos repetitivos

José Luis Parreño Catalán, Director científico de OSMlab

Pedro Álvarez Martínez, Director técnico OSMlab

20/01/2011
Los trastornos músculo-esqueléticos de origen laboral (TME) son un problema de primera magnitud en materia de salud en todos los paí­ses industrializados y afectan a tra­bajadores de todos los sectores y ocupaciones, con independencia de la edad y el género, siendo una de las primeras causas de absentismo laboral.

Entre algunos trastornos, se encuentran los trastornos por microtraumatismos repetitivos o Cumulative Trauma Disorders (CTD), que se localizan habitualmente en las extremidades superiores. Este tipo de lesiones, que afecta principalmente a los tejidos blandos (músculos, tendones y sus vainas y nervios), se origina por la aplicación de tensiones mecánicas mantenidas o repetidas, como los movimientos repetitivos de la muñeca y mano en tareas industriales.

Muchos TME por microtraumatismos repetitivos pueden prevenirse mediante intervenciones ergonómicas que modifiquen el trabajo y los lugares de trabajo a partir de la evaluación de los factores de riesgo. Este principio ha quedado ya incorporado en las actuales directivas europeas y legislación de los Estados miembros.

La biomecánica está muy involucrada en la comprensión y prevención de la patogénesis por CTD. Así ha sido reconocido al menos desde principios del siglo XX (Tichauer, 1975), dando lugar a la especialidad de Biomecánica Ocupacional (Tichauer, 1975; Chaffin, 1987), de gran importancia para el ejercicio multidisciplinar de la ergonomía.

En la actualidad, el estudio del nivel de riesgo de sufrir una lesión por movimientos repetitivos se limita a métodos indirectos cualitativos, tipo checklist. Estos formularios se cumplimentan de forma manual, durante la observación de la tarea o a partir de filmaciones de vídeo.

Los métodos directos presentan, en comparación con los indirectos, ventajas como son la precisión, exactitud y su contenido informativo. El enfoque cuantitativo de la biomecánica, usando los sistemas de análisis de los que disponemos hoy en día, puede ser muy eficaz para aumentar nuestro conocimiento en la prevención de CTD.

Desde OSMlab proponemos un método de evaluación objetiva del puesto de trabajo que permite valorar si los empleados que lo ocupan están expuestos a sufrir trastornos músculo-esqueléticos (TME) de origen laboral de las extremidades superiores derivados de microtraumatismos repetitivos (CTD).

El método se basa en la medición de variables como la actividad electromiográfica, la desviación de la muñeca respecto a la posición neutra (flexo-extensión, desviación radial-cubital), la velocidad con la que se realiza la tarea, las aceleraciones, la frecuencia, etc.

Osmlab

Material y método

El sistema utilizado es el DataLOG de Biometrics, con ocho canales analógicos de entrada.

Electrogoniómetro SG65 (de dos canales), que se une en la superficie dorsal de la muñeca con cinta de doble cara adhesiva, un extremo sobre el tercer metacarpiano y el otro sobre la línea media del antebrazo, con la muñeca en posición neutra para realizar el calibrado.

Sensor de EMG SX230, con una distancia del electrodo fijo de 20 mm. Los electrodos de superficie se colocan sobre los músculos flexores y extensores del antebrazo. La calibración para la EMG se realiza con la musculatura en reposo. Posteriormente se efectúa un registro de la máxima contracción voluntaria (MCV) en flexión de la muñeca y en extensión. Dichos registros se utilizarán para normalizar la señal EMG registrada durante la tarea.

El método se basa en:

La medición de rangos de movimiento de la muñeca mediante electrogoniómetro.

Registro de la actividad eléctrica del músculo mediante  electromiografía de superficie.

Sincronización de las señales de electromiografía y electrogoniometría con la imagen de vídeo.

Análisis

A partir del registro, se pueden calcular los valores máximos, mínimos y medios de las variaciones angulares de la muñeca (en flexo-extensión y la desviación radial-cubital), la velocidad y aceleración angular, la frecuencia (repeticiones por minuto), así como el porcentaje de actividad muscular durante la tarea respecto a la MCV.

Una flexión/extensión de la muñeca superior a 45 grados aumenta significativamente el riesgo de sufrir una patología por microtraumatismos repetitivos. De la misma manera, una desviación cubital superior a 30 grados y radial superior a 20 se asocia típicamente con mayor riesgo de incidencia de CTD.

Marras y Schoenmarklin estudiaron la relación entre, por un lado, el movimiento de la muñeca, la frecuencia, la velocidad y la aceleración y, por el otro, el riesgo de desarrollar un CTD. El estudio encontró que parámetros como la velocidad angular y la aceleración angular de la muñeca, durante una jornada de ocho horas, se asociaron significativamente con el riesgo de desarrollar un CTD en la extremidad superior.

Otro parámetro a considerar como nivel de riesgo de sufrir un CTD es una señal electromiográfica superior al 20 por ciento respecto a la MCV.

Ejemplo de estudio

Análisis de la eficacia de una unión articulada en la pistola neumática para atornillado en cadena de producción.

El estudio demostró que con la unión articulada se disminuye el riesgo por movimientos en extensión y en desviación cubital de la muñeca, así como para la musculatura extensora de la muñeca.

Conclusiones

El sistema propuesto por OSMlab permite objetivar el mecanismo de lesión de las extremidades superiores por movimientos repetitivos y con ello plantear la estrategia de actuación más adecuada, garantizando:
Minimizar el riesgo de patologías.
Disminuir el absentismo y el gasto asociado.
Mejorar la eficacia y el confort de la tarea.
Preservar la calidad de vida del trabajador.

Bibliografía

- Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el trabajo, “Work-related neck and upper limb musculoskeletal disorders”, Informe de 2000.
- Astrand, P. y Rodahl, K. (1986). Textbook of Work Physiology: Physiological basis of exercise. New York: McGraw-Hill. 115-22.
- Genaidy, A. (1996). Physical work capacity, principles and applications.  En A. Bhathavharya y J. McGlithin (Eds.), Occupational ergonomics: theory and applications. Philadelphia: Dekker. 219-34.
- Hammer, A. (1934). Tenoynovitis. Med Rec (140, 353-5).
- Krom, M.C. de, Kester, A.D., Knipschild, P.G. y Spaans, F. (1990). “Risk factors for carpal tunnel syndrome”. Am J Epidemiol, 132(6), 1102-10.
- Marras, W.S. y Schoenmarklin, R.W. (1993). Wrist motions in industry. Ergonomics, 36(4), 342- 351.
- McAtamney, L. y Corlett N. (1993). “RULA: a survey method for the investigation of work-related upper limb disorders”. Appl Ergonomics, 24(2), 91-9.
- Nogareda Cuixart, S. y Álvarez Valdivia, A.  Nota Técnica de Prevención: Carga postural: técnica goniométrica. Centro Nacional de Condiciones de Trabajo.
- Schoenmarklin, R.W., Marras, W.S. y  Leurgans, S.E. (1994). “Industrial Wrist Motions and Risk of Cumulative Trauma Disorders in Industry”. Ergonomics, 37(9), 1449-1459.
- Smith, E.M., Sonstegard, D.A. y Anderson, W.H. Jr. (1977). “Carpal tunnel syndrome: contribution of flexor tendons”. Arch Phys Med Rehabil, 58, 379-85.

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter