cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

María Jesús Cruz Carmona, Investigadora del Instituto de Investigación Vall d´Hebron

Enfermedades respiratorias en el ámbito laboral

La principal característica de las enfermedades respiratorias en el ámbito laboral es la relación causal entre el trabajo y la aparición de la enfermedad. Se calcula que la superficie de los alvéolos pulmonares alcanza unos 70 m2, y es ventilada por unos 10.000 l de aire diarios, por lo que el pulmón resulta un órgano muy accesible a la inhalación de sustancias causantes de patología laboral.

La contribución del ambiente de trabajo al desarrollo de enfermedades respiratorias esta cambiando en los países industrialmente desarrollados y como consecuencia está modificando el espectro de las enfermedades ocupacionales. Si nos basamos en el registro español voluntario de enfermedades respiratorias ocupacionales (Orriols 2010), estas varían considerablemente según la región del país pero, en general, el asma relacionada con el trabajo, que incluye el asma ocupacional y el asma agravado por el trabajo, es probablemente la enfermedad respiratoria laboral más prevalente, seguida por otras patologías como la neumoconiosis, las inhalaciones agudas, el cáncer pulmonar o las neumonitis por hipersensibilidad. En las siguientes líneas se presenta una breve descripción de algunas de estas enfermedades respiratorias causadas por el ambiente de trabajo. 

Asma relacionada con el trabajo

Se considera que la exposición laboral puede llegar a representar hasta el 25% de todos los casos de asma que se originan en la edad adulta. Sin embargo, la relación entre trabajo y asma no solo reside en la posibilidad que determinadas exposiciones laborales ocasionen asma, sino también en la posibilidad que estas exposiciones empeoren un asma ya existente. En este sentido se define asma ocupacional como una enfermedad caracterizada por limitación variable del flujo aéreo y/o hiperreactividad bronquial y/o inflamación debido a causas y condiciones atribuibles a un ambiente de trabajo en particular y no a los estímulos de fuera del lugar de trabajo, mientras que el asma agravado por el trabajo es el empeoramiento de un asma ya existente o coincidente, debido a la exposición al medio ambiente de trabajo. La diferenciación entre ambas entidades no es fácil, teniendo en cuenta que puede diagnosticarse asma ocupacional en pacientes con asma previo a la exposición laboral o asma agravado por el trabajo en pacientes en los que un asma no causado por la exposición laboral se inicie en la edad adulta con el individuo ya trabajando. En este contexto actualmente se tiende a usar el término asma relacionado con el trabajo para designar aquel asma que guarda relación con el trabajo independientemente que este sea su causa (asma ocupacional) o que lo agrave (asma agravado por el trabajo). 

Neumoconiosis por inhalación de polvo inorgánico

La inhalación de polvos inorgánicos puede producir diferentes patologías, siendo la más frecuente la neumoconiosis que puede ser causada por exposiciones a sílice, carbón, caolín, talco, pizarra, hierro, berilio etc. En general, se trata de una enfermedad que una vez instaurada presenta escasas posibilidades terapéuticas y, sin embargo, como ocurre con la mayoría de enfermedades laborales, puede ser evitable si se aplican las medidas de prevención adecuadas.  

Se considera que la exposición laboral puede llegar a representar hasta el 25% de todos los casos de asma que se originan en la edad adulta

La silicosis, la enfermedad profesional más antigua que se conoce, es una neumoconiosis que se desarrolla en personas que han inhalado polvo de sílice durante muchos años. Por lo general, los síntomas aparecen después de 20 ó 30 años de exposición al polvo. Los principales trabajos con exposición a sílice son la minería, explotación de canteras, trabajos en piedra y túneles, uso de abrasivos, elaboración de moldes en fundición, cerámicas, cementos, polvo de limpieza, pigmentos, industria del vidrio, etc. Ciertos procesos industriales han aumentado el riesgo al incorporar sílice triturada (pulimentos metálicos, papel de lija), sílice molida y polvo de cuarzo (esmaltado o manipulación de aglomerados de cuarzo). En la actualidad la sobreexposición a sílice es frecuente y puede estar aumentando en determinadas regiones por nuevas aplicaciones de la sílice. También se están observando formas de silicosis graves en trabajadores de extracción y procesado de rocas. 

Inhalaciones agudas

Los agentes que producen lesiones por inhalación aguda pueden ser inhalados como gases, vapores, partículas sólidas o aerosoles líquidos. Muchos tipos de gases, como el cloro, el fosgeno, el dióxido de azufre, el sulfato de hidrógeno, el dióxido de nitrógeno y el amoníaco, pueden liberarse de repente por un accidente industrial e irritar gravemente los pulmones.

Los gases como el cloro y el amoníaco se disuelven con facilidad e irritan inmediatamente la boca, la nariz y la garganta. Algunos gases, como el dióxido de nitrógeno, no se disuelven fácilmente y al no producir señales como irritación de la nariz y de los ojos, son más propensos a ser profundamente inhalados en los pulmones. Dichos gases pueden causar bronquiolitis o edema pulmonar. El monóxido de carbono es un gas incoloro e inodoro producido durante la combustión de cualquier compuesto que contenga carbono. La intoxicación por monóxido de carbono es la causa principal de muerte por envenenamiento en los países industrializados.

135_Respiratorio_GI

La enfermedad de los trabajadores de los silos es una afección pulmonar que se produce en los obreros que penetran en un silo de grano poco tiempo después del almacenamiento. Es debida a la inhalación del dióxido de nitrógeno producido por la fermentación del grano y puede ocasionar la muerte por edema pulmonar. La afección puede mejorar transitoriamente y luego reaparecer al cabo de entre 10 y 14 días, incluso aunque no haya habido un nuevo contacto con el gas, produciendo bronquiolitis fibrosa obliterante.

Cáncer de pulmón de origen ocupacional

El cáncer es una de las consecuencias más graves de una exposición en el lugar de trabajo. Existe cierto número de agentes cancerígenos claros de origen laboral y un gran número de agentes o de procesos industriales que son sospechosos de causar cáncer en el trabajo.  No resulta fácil saber el papel que los diferentes carcinógenos presentes en el medio laboral juegan en el desarrollo del carcinoma bronquial debido a la interacción de los mismos, la existencia simultánea de otros factores de riesgo conocidos como el tabaco, el periodo transcurrido entre la exposición y el desarrollo de la enfermedad y la falta de información sobre las sustancias a las que los trabajadores están expuestos. La IARC (Internacional Agency for Research on Cancer), dependiente de la Organización Mundial de la Salud, es la encargada de analizar las evidencias epidemiológicas y experimentales que llevan a declarar a una sustancia como carcinógeno, clasificando a éstas dentro de cinco grupos: Grupo 1: carcinógeno probado; Grupo 2 A: carcinógeno probable; Grupo 2 B: carcinógeno posible; Grupo 3: no clasificable como carcinógeno en humanos; Grupo 4: probablemente no carcinógeno.

La intoxicación por monóxido de carbono es la causa principal de muerte por envenenamiento en los países industrializados

El amianto está entre los más importantes carcinógenos humanos. En términos generales, se piensa que en España el amianto es el carcinógeno ocupacional más importante. En nuestro país, el amianto comenzó a utilizarse sin ningún control a partir de los años cuarenta del siglo pasado, con el nivel más alto en la década de los setenta tras el despegue industrial. Se ha referido cifras de hasta el 20% de fallecimientos por cáncer de pulmón debido al amianto en algunas poblaciones expuestas. Tanto en estudios realizados en otros países, como en España, las profesiones que conllevan exposición al amianto (construcción, talleres, astilleros, etc.) han estado habitualmente entre las más asociadas con el cáncer de pulmón de origen laboral.

Existen también otros tipos de exposición al amianto como la ambiental o la domestica. La exposición ambiental se produciría en personas que han vivido en zonas cercanas a minas de amianto, fábricas de fibrocemento y, en general, industrias con manipulación intensiva de este silicato. La exposición doméstica sería la ocasionada por la utilización de utensilios domésticos como mantas eléctricas, fundas de tablas de planchar o aislantes entre otros.

Neumonitis por hipersensibilidad

La neumonitis por hipersensibilidad, o alveolitis alérgica extrínseca, representa un grupo de enfermedades heterogéneas que se producen tras la inhalación de diferentes sustancias orgánicas y que en individuos susceptibles producen una reacción inmunopatológica. En la actualidad existen más de 30 fuentes ambientales y ocupacionales descritas como causantes de esta enfermedad como las aves, hongos, esparto, corcho etc. Esta enfermedad produce unos clínicos similares a los producidos en casos de gripe o neumonía y se inician con fiebre, disnea que en algunos casos puede ser grave, tirantez torácica, y/o tos. Los factores que determinan el pronóstico de la patología son: la duración de la enfermedad, el tipo e intensidad de la exposición, los cambios pulmonares patológicos (fibrosis y enfisema) y una posible base genética. El pronóstico es favorable si es posible el cese de la exposición al antígeno causal y si se instaura un tratamiento adecuado, produciéndose mejoría de los síntomas. Los hallazgos de fibrosis pulmonar se asocian con un peor pronóstico.

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter