cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Mery Reina, Prevención y Protección auditiva Industria (Gaes)

Protección Respiratoria y Cabeza

Gaes brinda una amplia gama de protección auditiva con adaptaciones a sistemas de comunicación

Los expertos recuerdan que trabajar con ruido puede provocar al cabo de un tiempo prolongado problemas serios de audición. La pérdida de la audición por el ruido es la enfermedad profesional irreversible más frecuente hoy en día.

España es el segundo país más ruidoso del mundo, después de Japón. En las últimas décadas, los niveles de ruido han crecido de forma desproporcionada y se calcula que más de 9 millones de españoles soportan unos niveles medios de ruido que superan el límite de tolerancia, establecido en 65 decibelios (dB) y, en el ámbito laboral, se calcula que existen 4 millones de personas que trabajan en entornos ruidosos con unos niveles superiores a 85 dB.

Un programa de conservación de la audición en los ambientes laborales es la herramienta más adecuada para detectar el comportamiento del factor de riesgo que supone el ruido y para identificar la patología que causa, definiendo su profesionalidad y su comportamiento en el tiempo, evaluando así el impacto de los sistemas de control a nivel ambiental. Dentro de este contexto se encuentran los exámenes auditivos de ingreso y periódicos a los trabajadores con riesgo de exposición y la efectiva selección y adaptación de una  protección auditiva.

La protección auditiva debe formar parte de un programa integral de vigilancia para el control del ruido y en su selección se debe estudiar cuidadosamente, según las necesidades del usuario, los niveles de presión sonora a que va a estar expuesto, tiempos de exposición, necesidades de comunicación, su diseño, confort y adaptabilidad.

¿Qué dice la ley al respecto? Según la Directiva 2003/10/CE; Ley 31 de 1995, Real Decreto 286 de 2006, el empresario debe proporcionar protectores auditivos individuales a sus trabajadores si el nivel de ruido supera los valores inferiores de exposición de 80 dB (A).

Accede al contenido completo en el PDF adjunto

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter