cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

Implantación del modelo de empresa saludable: claves para no morir en el intento

21/11/2018 - Carlos Maya Santa Cruz. Departamento de Prevención y Desarrollo de la Cultura de la Salud de Fraternidad-Muprespa
Wellness, bienestar, alimentación equilibrada, bienestar emocional, actividad física, hábitos saludables, gerentes de salud, embajadores del bienestar, departamentos de felicidad… Seguro que últimamente ha escuchado estos términos u otros parecidos ligados al entorno laboral.

Y es que cada vez con más frecuencia la tendencia de las empresas va encaminado a ampliar el ámbito de la salud del trabajador más allá del límite laboral.

Hasta hace no demasiado, la visión empresarial consistía básicamente en preocuparse por la seguridad y salud del trabajador únicamente durante su jornada laboral, sobre todo debido a la existencia de una normativa en prevención de riesgos laborales que obligaba (y obliga) a ello. Sin embargo, los últimos años se ha producido un importante cambio de mentalidad que hace tan solo unos años era impensable: que las empresas se preocupen por alcanzar un óptimo nivel de salud y bienestar de sus trabajadores… ¡Incluso fuera del trabajo!.

Descontando las innumerables ventajas que tiene tanto para la empresa como para el trabajador adoptar un modelo de empresa saludable, en este artículo nos centraremos en establecer las claves para tener éxito a la hora de implantar un modelo de empresa saludable y cómo Fraternidad-Muprespa ayuda a conseguirlo, sin olvidar la previa consolidación de las bases en seguridad, higiene y ergonomía en cualquier empresa como paso a previo al modelo como ahora explicaremos. 

Ser una empresa saludable, ¿sólo ‘postureo’?

Indudablemente el término de empresa saludable está tan de moda que muchas empresas se suben al carro solamente por mejorar su imagen de cara al exterior y seguir la tendencia de otras empresas del sector. Sin embargo, ser una empresa saludable no solamente es poner fruta en la oficina. Para que un modelo de empresa saludable tenga éxito es fundamental hacerlo desde el más firme convencimiento de las ventajas que aporta y desde el compromiso de la alta dirección de la empresa. 

Mensajes contradictorios, el peor de los enemigos

Durante el proceso de implantación posiblemente nos encontraremos en el camino con numerosos enemigos pero sin lugar a dudas el que hará perder toda credibilidad en el proyecto será cuando se producen mensajes contradictorios entre lo que se dice y lo que se hace. 

Hablamos de contradicciones como, por ejemplo, las siguientes: una empresa puede adoptar medidas en beneficio del bienestar emocional de sus trabajadores pero, por otra parte, la realidad es que no hace nada por evitar las situaciones de acoso o mobbing que se dan dentro de la empresa. O, por ejemplo, puede lanzar el mensaje de apostar por la conciliación de la vida personal y laboral de sus trabajadores pero la realidad es que la mayor parte de la plantilla se ve obligada a salir más tarde de su hora de salida. O tal vez la empresa que puede impartir talleres de gestión del estrés, pero la realidad es que no adopta ninguna medida organizacional para repartir adecuadamente la carga de trabajo.

Estas y otras situaciones similares harán que el modelo pierda credibilidad y que el trabajador no confíe en el mismo al recibir un mensaje contradictorio entre lo que la empresa dice (el ‘postureo’ que comentaba en el apartado anterior) y lo que realmente hace. 

Puede acceder al contenido completo en el siguiente enlace.

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter