cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

Selección de EPIs para riesgos radioactivos

12/11/2019 - Stephen Watkins, gerente de cuentas de DuPont Personal Protection
En el proceso de búsqueda hacia una fuente de energía sostenible, la energía nuclear ha demostrado ser una de las más empleadas. En la actualidad, 31 países de todo el mundo trabajan ya en más de 450 reactores nucleares. De hecho, la industria se expandirá con otros 50 nuevos reactores nucleares que están actualmente en construcción y más de 300 que ya están planeados.
Los trabajadores involucrados en la investigación y pruebas nucleares se encuentran entre los empleados que pueden requerir protección contra la contaminación radiactiva. Dupont.

Como productora de electricidad libre de carbono, la energía nuclear tiene mucho que ofrecer; sin embargo, los riesgos asociados al manejo de sustancias radioactivas y materiales contaminados han de ser tenidos muy en cuenta proporcionando una protección adecuada al personal que pueda estar expuesto a ellos. En este artículo, abordaremos cómo evitar los peligros asociados a la exposición de partículas o líquidos radiactivos

¿De qué riesgos hablamos?

La exposición a la radiación por ionización es el principal peligro cuando se trabaja con sustancias radioactivas, pero la contaminación residual, a través de la exposición al polvo de partículas por inhalación o contacto directo con la piel, también representa un grave riesgo para la salud de quienes trabajan en la industria nuclear. De esta forma, la exposición se puede dar cuando las partículas residuales contaminadas, como el polvo o la sílice, se liberan al aire durante las operaciones de la planta nuclear y durante la clausura de la misma. Los trabajadores también pueden exponerse a ciertos riesgos a través de salpicaduras químicas procedentes de sustancias líquidas, como los ácidos sulfúrico o nítrico y el hidróxido de sodio. Todas ellas, sustancias irritantes y corrosivas para los tejidos de la piel. Por lo tanto, todos los trabajadores implicados tanto en labores de investigación como de pruebas nucleares, inspecciones, reprocesamiento, desmantelamiento y mantenimiento general, están en situación de riesgo de contaminación. Por ello, cuando es inevitable que un trabajador esté expuesto a contaminantes radioactivos, es necesario minimizar este riesgo de contaminación a través del uso correcto de equipo de protección personal. 

Propiedades del vestuario de protección

El uso de prendas de protección desechables, junto con los equipos de protección respiratoria adecuados, es la única forma de evitar la exposición prolongada a contaminantes radiactivos. Estas prendas están diseñadas para utilizarse en áreas potencialmente afectadas y ser posteriormente desechadas de forma sencilla y rápida en condiciones controladas, minimizando la exposición a largo plazo con el material contaminante y evitando la transferencia de contaminación a otros lugares. 

Para evitar que el trabajador entre en contacto con líquidos y partículas contaminadas, su vestuario de protección ha de minimizar el número de partículas que pueden penetrar en la prenda o transferirla con otras sustancias por permeación, al mismo tiempo que ofrecer el máximo nivel de confort durante el desempeño de tareas. En general, cuanto más se cubra el cuerpo, mejor: así, los monos con capucha ayudan a mantener la ropa y el cabello libre de materiales radiactivos. 

El parámetro clave a considerar cuando se compara la resistencia a las partículas de la ropa protectora son las denominadas “fugas hacia el interior” (% IL, Inward Leakage). Esta medida indica cuántas pequeñas partículas podrían penetrar en el sistema de prendas de protección: cuanto más bajo sea el número, mayor será el nivel de protección. DuPont ofrece una selección de prendas de un sólo uso con un IL menor del 1%, porcentaje óptimo para las aplicaciones nucleares

Las prendas deben ser testadas de acuerdo con la norma EN 1073-2 para sistemas de protección personal contra partículas radioactivas y contaminación nuclear. La prueba determina la fuga hacia el interior y la eficiencia de barrera de la prenda cuando se le somete a una solución salina de 0.6 micrones. 

Al considerar la idoneidad de una prenda, debemos prestar especial atención a los posibles “puntos de entrada” ya que, por su naturaleza, las prendas necesitan ser cosidas. Es necesario comprobar la protección alrededor de las costuras y constatar que el sistema de protección es el mismo que el estándar ofrecido por el tejido en su apariencia original. A diferencia de algunas alternativas, el material de sellado de los monos de protección de DuPont ofrece la misma calidad protectora que la prenda antes de ser cosida, garantizando así, un rendimiento óptimo. 

Otros factores que deben de ser tenidos en cuenta al seleccionar la prenda de protección óptima incluyen el análisis de las condiciones ambientales como, por ejemplo, los niveles de humedad. Usando estos parámetros generales, nos posicionamos ante tres situaciones diferentes y sugerimos un tipo de prenda protectora diferente para cada una de ellas. 

Accede al resto del contenido en el siguiente enlace.

Palabras clave:

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter