cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

La seguridad y salud en el trabajo en el sector alimentos

27/12/2018 - Adriana Julieth Naranjo Acosta, jefe de Seguridad, Salud y Ambiente Comestibles La Rosa Nestlé
Saber cómo gestionar los aspectos relevantes legales de la seguridad y salud en una empresa de alimentos donde paralelamente su misión de negocio trae consigo la seguridad alimentaria es un reto importante para poder llegar al sano equilibrio de hacer la intervención adecuada de manera que permita cumplir con los dos objetivos de cuidar las vidas de las personas que trabajan en su negocio para que a su vez ellos realicen sus productos de alta calidad que no impacten la vida de sus consumidores.

Es importante tener en cuenta algunas recomendaciones para tener en cuenta durante esta gran misión tomando en consideración el enfoque de los sistemas de gestión.

La compra: dónde comprar los alimentos (¿?). Tener presente que los establecimientos deben estar autorizados y bajo el control e inspección periódica de los Servicios de Salud Pública correspondientes. Por ello, la primera garantía de la que debe asegurarse es el de la legalidad del centro donde se adquieren los alimentos capitulo básico de la norma anterior OHSAS 18001:2007, ISO 9001:2015 y hoy ISO 45001 razón por la cual define la necesidad de la correcta selección de proveedores y contratistas.

La conservación: todos los alimentos deben conservarse y almacenarse de acuerdo a las recomendaciones de etiqueta, evitando contaminación entre ellos mantener los espacios limpios, ordenados e identificados, para poder garantizar los correctos controles de seguridad alimentaria y dando cumplimiento de los estándares según la normatividad vigente en materia de seguridad industrial, control operacional básico de la norma anterior OHSAS 18001:2007, ISO 9001:2015 y hoy ISO 4500.

El manipulador: todo el personal debe garantizar las buenas prácticas en higiene, debe garantizar al máximo mantener su dotación libre de impurezas, utilizar los elementos de protección que correspondan que faciliten la labor en las actividades específicas asegurando que estos no afecten la calidad de los productos, notificar cualquier tema de salud que pueda impactar la inocuidad y a su vez su propia seguridad, y sobre todo anualmente hacer su proceso de capacitación en manipulación de alimentos según la legislación vigente.

Estas variables son fundamentales sin embargo deben ir acompañados de una  planificación cuya gestión sea básica para identificar los riesgos y peligros a la vida y hacia la seguridad alimentarias a través de un HACCP. Conocer los compromisos legales aplicables permitirá hacer planes que permitan cumplir y entender las responsabilidades de cada uno de los actores en la cadena de valor; con ello las organizaciones establecen y declaran su compromiso a través de políticas para garantizar llevar acabo los planes de ejecución los cuales, se van desarrollando, haciendo estándares, procedimientos, habilitando el conocimiento técnico en el personal, brindando herramientas, equipos, y controles de cada situación sub/estándar, documentando cada mejora y compilando data e información que permita analizar las causas raíces de las desviaciones identificadas en cada investigación de problemas o accidentes presentado que sirva para multiplicar las acciones en toda la cadena de valor.

Cada acción permitirá verificar, de manera sistemática, los resultados ya sea a través de informes gerenciales, rendiciones de cuenta, análisis de gestión a través de herramientas como DOFA, Ishikawa, Diagramas Pareto, Cuadro de Mando, Ram, COC costes de calidad no calidad, entre otros. El propósito de estas acciones es poder ver el estado de la gestión, sus resultados, sus tendencias y buscar las mejoras si se requieren. Por ello es relevante ver que la seguridad de la personas de las empresas es tan importante y sensible que su actuar puede beneficiar positivamente el resultado hacia una calidad total, asegurando un desempeño consciente capaz de tomar las iniciativas y cambios anticipándose y haciendo de la seguridad un propósito preventivo y no reactivo, involucrando a todos los miembros en una organización. Todo ello para que el actuar no solo se defina y se accione en papeles, o informes para cerrar una corrección, sino en hacer realidad cada una de las tareas cuya responsabilidad es de todos y que beneficia el resultado global de una organización. Por eso es tan importante que dentro del marco de un sistema de gestión la comunicación sea el canal principal como única estrategia de involucramiento que permita llegar a todos de la misma forma haciendo del mensaje un entendimiento claro que busca mantener y mejorar la seguridad y resultados de compañía.

Y por último y más importante la gestión del cambio. Todos los cambios previstos en la cadena de valor deben estructurarse y documentarse de una forma ordenada que permita desarrollar correctamente y con la menor probabilidad de barreras en cada implementación asegurando un contexto y propósito de cada acción de cambio. Esto hará que todas las partes interesadas se involucren considerando sus ideas en la propuesta del cambio independientemente cual sea su solución; esto hará nacer un compromiso genuino con el cambio que se está desarrollando.

Cuando logramos gestionar el cambio efectivo involucrando a todas las personas de un proceso reducimos la probabilidad de fallas, pérdidas, incidentes e impactos negativos, porque se han considerado todas las variables necesarias para el beneficio de todos. Por ello es importante hacer de la seguridad un proceso sistémico de evaluación continua, ordenada y permanente.

Pinche aquí para acceder al artículo completo

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter