cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

Higiene de manos e industria alimentaria

16/07/2018 - Tesis-División Seguridad y Medio Ambiente
Solemos disponer de información para prever riesgos que aparecen o con los que debemos enfrentarnos en instalaciones agroalimentarias, ya sean explotaciones ganaderas, fábricas de preparados alimenticios, caterings, etc.

Todos hemos limpiado en algún momento o manipulado alimentos. En casi todos los ámbitos donde nos movemos es una práctica indispensable para poder vivir con una mínima calidad: cada vez más añadimos la coletilla de “una calidad mínima de higiene”.

Aunque encontremos que los niveles de actuación y sistemas implantados en este tipo de industria pueden ser correctos, siempre pueden mejorar la calidad y control teniendo muy en cuenta los niveles de riesgo de cada una.

Únicamente podemos garantizar un servicio o producto de buena calidad cuando disponemos del máximo de información y de la formación adecuada para la capacitación de los procesos y procedimientos donde debemos actuar.

Para el trabajador es indispensable conocer profundamente métodos, técnicas y procesos de su puesto, en definitiva sus competencias, pero aún más importante es conocer los riesgos a los que se enfrenta y la repercusión de una incorrecta praxis profesional.

Los requisitos de las instalaciones de las industrias agroalimentarias están descritos en el “Codex Alimentarius, Sección IV” (reúne reglamentación sanitaria a nivel mundial en la industria agroalimentaria, englobando normativas en consenso con Asia, África, Europa, Latinoamérica y Caribe) Reglamento CE Nº 852/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 29 de abril 2004, relativo a la higiene de los productos alimenticios.

El mundo de la industria alimentaria es muy extenso pero hay un punto común: una pauta imprescindible a seguir de forma correcta para evitar incidentes que pueden derivar en accidentes o intoxicaciones es la higiene de manos, acompañada por las medidas de protección.

Podemos provocar una intoxicación, sea involuntaria o accidental, pero finalmente intoxicación. Lo que nos podemos encontrar, en el mejor de los casos, es que el producto alimenticio elaborado o manipulado haya cambiado su sabor sustancialmente o la posibilidad de que se trasladen “trazas” además de microorganismos que no correspondan al “hábitat  y entorno” del producto.

Puede acceder al contenido completo, aquí.

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter