cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
ART.TÉCNICO

Relación de las pymes con la PRL: caso especial de la industria alimentaria

14/03/2017 - José Antonio de la Rosa López, experto en sistemas de gestión. Profesor de EAE Business School.
Dicen que la información es poder. No solo para las personas, también para las empresas. Acceder a esta información, entenderla y saber aplicarla en sus estructuras internas es un asunto vital para cualquier organización.

Además, no todas las empresas parecen estar igualmente preparadas para hacerlo: las de menor tamaño suelen ser las que más ayuda necesitan. Y esto es así  por el hecho evidente de que disponen de menos recursos.

Esta necesidad de información se constata en todas las actividades que realizan tales empresas, especialmente en aquellas actividades que son consideradas como funciones de soporte respecto a la actividad principal o procesos clave de la empresa. En este grupo de funciones de soporte encontraríamos, entre otras, la seguridad y salud en el trabajo, la calidad y el medio ambiente, siempre tan unidas desde que la evolución organizacional empresarial de las últimas décadas decidiera integrarlas para conseguir una gestión más eficiente. Hoy en día, se siguen incorporando otras como es el caso de la responsabilidad social empresarial, que lo está haciendo, por cierto, con gran entusiasmo.

Sin embargo, las tres funciones de soporte (prevención, calidad y medio ambiente), parece que no han tenido igual éxito en cuanto a su asimilación por las organizaciones. La calidad se erigió, por derecho propio y desde hace ya muchos años, como la reina indiscutible de los sistemas de gestión. Se constituyó en la punta de lanza y el modelo a seguir por los otros dos sistemas, mostrándoles el camino a seguir en su integración en las estructuras orgánicas de las empresas. La calidad es, sin duda, una disciplina notoriamente consolidada hoy día en las organizaciones empresariales.

El medio ambiente siempre ha gozado del favor del gran público. Al tratarse de una materia que está permanentemente de moda y a la que los ciudadanos otorgan una creciente importancia, las organizaciones se han visto empujadas a mejorar sus procesos productivos para hacer a estos y a los bienes que fabrican cada vez más sostenibles desde el punto de vista medioambiental. Gracias a estas acciones también consiguen la mejora de su imagen de marca y de su reputación corporativa.

Por último, nos queda la prevención de riesgos laborales, una disciplina eternamente preparada para dar el gran salto, que siempre fue considerada de gran proyección futura pero cuya progresión es más lenta de lo que se pensó en un principio, sobre todo tras la aprobación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales en 1995.

Accede al contenido completo pinchando en este enlace.

Palabras clave:

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter