cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

El riesgo invisible en bomberos: el cáncer

07/09/2018 - Felipe García Berzosa, jefe de Grupo Bombero. Parque 5º Turno C. Bomberos Ciudad de Madrid
La imagen pública que se tiene de la profesión de bombero dista bastante de la realidad que viven los trabajadores. La profesión es una de las más peligrosas del mundo, se debe extinguir incendios, rescatar y salvar a las personas, ¿y cómo se hace todo eso y se cuida la salud?.

El primer riesgo que puede sufrir cualquier persona en un incendio es el de quemarse. Sin embargo, para los bomberos no es el único: apagar fuegos con frecuencia aumenta notablemente su exposición a cancerígenos, aunque la descontaminación inmediata de la piel después de sofocar un incendio es una forma de reducir su exposición a las sustancias que potencialmente causan cáncer. Así lo concluye un estudio de la Universidad de Ottawa publicado en la revista Environmental Science & Technology de la Sociedad Química Estadounidense (ACS, por sus siglas en inglés).

Pocas investigaciones han analizado antes en incendios reales en qué medida apagar fuegos aumenta la exposición de los bomberos a sustancias nocivas. Cuando la madera, el plástico o los objetos electrónicos se queman, liberan materias dañinas en el aire. Por ejemplo, los hidrocarburos aromáticos policíclicos, que pueden provocar desde efectos agudos en diferentes órganos, como la simple irritación del tracto respiratorio, la piel, la mucosa ocular o nasal, a efectos crónicos carcinogénicos. Además, fuentes del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses señalan que quienes están expuestos a estas sustancias podrían desarrollar cáncer de piel, vejiga, pulmón o diferentes tipos de tumores cerebrales.

Estos elementos pueden entrar en el organismo tanto por vía respiratoria como por vía cutánea. Por ello, los científicos recolectaron muestras de la orina, la ropa y la piel de 27 bomberos de Ottawa (Canadá) antes y después de que sofocaran fuegos entre 2015 y 2016. Los niveles de hidrocarburos aromáticos policíclicos en la orina de los participantes fueron de 3 a 5 veces mayores después de sofocar los incendios. Además, el potencial de mutagenicidad urinaria, un indicador de la posibilidad de producir mutaciones genéticas, aumentó cuatro veces.

Los científicos encontraron un vínculo entre los niveles de hidrocarburos aromáticos policíclicos en la orina y en la piel de los bomberos: “Hay una relación importante entre los niveles en la orina y los niveles en la piel, lo que nos lleva a pensar que el contacto dermal es una ruta importante de exposición”, señala el autor del estudio, Jennifer Keir.

Este no es el único estudio que analiza el efecto de las sustancias nocivas de los fuegos. Ya en 2013, el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional de Estados Unidos, basándose en un estudio a 30.000 profesionales, advirtió de que los bomberos tenían un mayor riesgo a desarrollar distintos tipos de cáncer que el resto de la población. Este es el problema en bomberos donde el riesgo de padecer cáncer no proviene por una exposición puntual sino por acumulación de exposiciones durante la vida profesional, lo que produce un incremento en el riesgo de padecer cáncer.

Problemática actual

La doctora Anne Stec, profesora asociada de la Universidad de Lancashire y designada principal experta del Reino Unido en Química del Fuego, habla de la problemática actual que tenemos con los materiales de construcción y el uso generalizado de materiales plásticos que al arder generan gran cantidad de sustancias tóxicas y cancerígenas. Presenta datos interesantes sobre las causas de muerte en bomberos en EEUU donde en el periodo entre 1990 y 2015 se hallaron los siguientes resultados: el 67% murió de cáncer, el 15% por enfermedades cardiacas, el 10% por traumatismos, el 6% por asfixia y 2 % por neumonía.

Aunque en la población general el cáncer también es la principal causa de muerte, en el colectivo de bomberos los datos son especialmente llamativos. Según los datos de bomberos escoceses entre 1996 y 2015, entre los tipos de cáncer que provocaron la muerte de los bomberos en activo se encontraron de manera especialmente elevada de pulmón, de esófago, cerebral, carcinoma, mesotelioma, de piel, etc. Los muchos tipos de exposición y las distintas vías de entrada provocan en los bomberos muchos tipos de cáncer.

La exposición al humo del incendio depende del escenario del incendio, del combustible y tóxicos originados y de los tipos de contaminaciones producidos en los incendios: gases y partículas en el aire, partículas que se depositan del humo y los residuos de un incendio. Es interesante el dato sobre la presencia de sustancias cancerígenas sobre las superficies afectadas por un incendio hasta un mes después.

Puede acceder al contenido completo en el siguiente enlace.

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter