cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

Factores de riesgo y prevención psicosocial en el ámbito de las emergencias

10/09/2018 - Teresa Pacheco Tabuenca, subdirectora general de humanización de la asistencia sanitaria. Consejería de Sanidad. Comunidad de Madrid
Cuando se habla de aquellos trabajos que tienen que ver con las emergencias, visto desde fuera y por aquellas personas que nada tienen que ver con este ámbito, la personas suelen verbalizar cosas como “qué duro debe de ser; para eso hay que valer; yo no podría ver las cosas que veis; etc.”.

La realidad es que los profesionales sanitarios, cuerpos de seguridad, bomberos u otros que trabajan dando respuesta a situaciones de emergencias y sucesos de gran magnitud, son personas que se enfrentan día a día a factores de riesgo para el desarrollo de patología mental o trastornos mentales.

Respecto a los factores que tienen cara a cara podemos citar algunos de los más potentes como factores situacionales del propio trabajo: la proximidad  y cronicidad de exposición directa a situaciones traumática, malestar y dolor de otros, las condiciones de trabajo específicas con situaciones de riesgo para sí mismo u otros, turnos, temperaturas extremas, descanso y alimentación irregular, ruido, etc., con roles y funciones laborales en ocasiones no claras y contradictorias con una marcada estructura jerárquicas y en un contexto profesional que promueve la “heroicidad”, lo cual en muchos casos se vuelve en contra, puesto que no es real y choca con el sentimiento de invulnerabilidad que los seres humanos llevamos de serie.

A todo esto, podemos añadir aquellos factores de la propia persona como tener antecedentes  psicológicos  y/ o psiquiátricos, escasas habilidades de afrontamiento, no cumplir un perfil adecuado para la tarea que se va a realizar (no todo el mundo vale para todo) y poseer expectativas erróneas de la labor que se va a realizar. Y además, debemos añadir que los profesionales (personas) tenemos momentos vitales que van cambiando, por lo que también serán factores de riesgo aquellas crisis vitales que la persona viva en un momento determinado (cambios o dificultades personales, ausencia de red social estable, patología física o psíquica presente o disfunción, etc.).

Amenazas

Con todos estos factores de riesgo, podemos decir que los profesionales son una población de riesgo ante ciertas amenazas psicosociales y que se van a citar a continuación:

  • Trastornos psicopatológicos como estrés agudo o trastorno de estrés postraumático, ansiedad generalizada, somatizaciones, síndrome de burnout, fatiga por compasión, trastornos del sueño, síndrome ansioso-depresivo, conducta suicida y abuso de sustancias (principalmente, tabaco y alcohol).
  • Efectos psicológicos como conductas de retraimiento o aislamiento social, fatiga, acompañada de desmotivación, desapego por el trabajo y miedos constantes a “lo que puede pasar”.
  • Trastornos sociales y familiares donde destaca la alta tasa de divorcios y separaciones.

Es decir, que a pesar de que frecuentemente se habla únicamente de la elevada tasa de burnout en estas profesiones, y sin dejar de menospreciarlo, es necesario poner un punto de mira en otro tipo de consecuencias que tiene la exposición repetida a los factores de riesgo anteriormente citados y tener en cuenta que estas amenazas psicosociales activan otro tipo de consecuencias no menos importantes para el trabajo, tales como  el aumento del malestar, sufrimiento y deterioro del personal; la reducción en la calidad de la atención prestada; una menor fidelización del personal con la organización; un mayor flujo de personal voluntario, si existe; y un menor funcionamiento del operativo  y mayor absentismo, todo ello generando mayores costes económicos.

Puede acceder al contenido completo en el siguiente enlace.

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter