cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Aarón Martín Marrero, Gestor de Seguridad y Emergencias en la Unidad Técnica de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria

La PRL en la gestión operativa de las emergencias de protección civil y catástrofes

Sin lugar a dudas, hablar de conceptos de seguridad y prevención de riesgos laborales y gestión operativa de emergencias y catástrofes, pretendiendo que todos encajen a la perfección, es una tarea de gran complejidad.

Riesgos en emergencias y catástrofes

Las emergencias extraordinarias y las catástrofes provocan situaciones de riesgo colectivo sobrevenido, entendiendo sobrevenido como imprevisto y, como no puede ser de otra manera, los servicios operativos de intervención deben enfrentarse a ellos para proteger la vida humana y los bienes. Además, a ese primer suceso catastrófico que genera un riesgo dado debemos sumarle otros que pueden ser producto de las consecuencias del primer impacto. Pensemos en un seísmo que cause el desplome de varios edificios o estructuras y que una de ellas sea una industria de productos químicos. Al propio riesgo generado por la intervención en estructuras colapsadas al que se enfrentan los servicios operativos se debe ahora añadir también el riesgo por el contacto con determinadas sustancias químicas.

Es decir, los riesgos a los que se exponen los servicios operativos ante sucesos catastróficos son múltiples e imprevistos y cuando estos se materializan los profesionales deben enfrentarse a ellos para tratar de eliminarlos o al menos mitigar sus daños. Y así debe ser. En todo caso y en la medida de lo posible, para ello deberán contemplar las más elementales medidas de seguridad y prevención que, conforme al suceso acaecido, deban cumplir. Sin embargo, dentro de este cumplimiento no se encuentra la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, en adelante LPRL. Y es que, como veremos más adelante, ante ciertas situaciones de emergencia o catástrofes dicha ley excluye en su aplicación a ciertos colectivos relacionados con este ámbito de actuación.

Situación de emergencia y catástrofe

Tras esta reflexión, considero oportuno aclarar dos cuestiones para centrar este artículo técnico. Por un lado, ¿a qué nos estamos refiriendo cuando hablamos de situaciones catastróficas o de emergencias? Y por otro lado, ¿cuáles son los servicios operativos que intervienen ante este tipo de sucesos?

Como respuesta a la primera cuestión, si bien existen numerosos manuales y publicaciones que describen una y otra situación, para el tema que nos ocupa y con el fin de utilizar una definición apropiada, aceptaremos como “oficial” la que se expone en la normativa vigente que versa específicamente sobre estas cuestiones. Hablamos de la Ley 17/2015, del Sistema Nacional de Protección Civil, la cual define por un lado a la emergencia de protección civil como la “situación de riesgo colectivo sobrevenida por un evento que pone en peligro inminente a personas o bienes y exige una gestión rápida por parte de los poderes públicos para atenderlas y mitigar los daños y tratar de evitar que se convierta en una catástrofe. Se corresponde con otras denominaciones como emergencia extraordinaria, por contraposición a emergencia ordinaria que no tiene afectación colectiva” y por otro lado la catástrofe, definida como “una situación o acontecimiento que altera o interrumpe sustancialmente el funcionamiento de una comunidad o sociedad por ocasionar gran cantidad de víctimas, daños e impactos materiales, cuya atención supera los medios disponibles de la propia comunidad”.

Para la segunda cuestión, en el artículo 17 de esta misma Ley 17/2015 se indica qué medios tienen la consideración de servicios de intervención y asistencia en emergencias de protección civil, refiriéndose a ellos como sigue: “Tendrán la consideración de servicios públicos de intervención y asistencia en emergencias de protección civil los Servicios Técnicos de Protección Civil y Emergencias de todas las Administraciones Públicas, los Servicios de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento, y de Prevención y Extinción de Incendios Forestales, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, los Servicios de Atención Sanitaria de Emergencia, las Fuerzas Armadas y, específicamente, la Unidad Militar de Emergencias, los órganos competentes de coordinación de emergencias de las Comunidades Autónomas, los Técnicos Forestales y los Agentes Medioambientales, los Servicios de Rescate, los equipos multidisciplinares de identificación de víctimas...”.

Puede acceder al contenido completo en el siguiente enlace.

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter