cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Juan Carlos Camporro, Jefe de Prevención de la FLC (Asturias)

La FLC pone en funcionamiento un simulador de riesgos en Avilés.

La entidad apuesta desde sus inicios, en el año 1988, por el aprendizaje en materia de PRL para evitar la siniestralidad del sector de la construcción
Colocar bien el arnés, saber utilizar los equipos de protección y respetar la normativa en materia de prevención. Estas son algunas de las claves para reducir los accidentes laborales en el sector de la construcción. Aprender a utilizar de un modo correcto los sistemas de protección individual y colectivo es una obligación para los profesionales de las obras.

Por ello, hace años que la Fundación Laboral de la Construcción del Principado de Asturias (FLC) fomenta este aprendizaje en estructuras que reproducen un edificio en construcción: son los simuladores de riesgos que cada año adquieren más protagonismo en la región. 

La importancia de esta formación práctica radica en que, a lo largo del tiempo, las estadísticas muestran que las caídas en altura son la principal causa de la siniestralidad en el sector (según el registro de los delegados regionales de prevención de la entidad suponen el 43% de las anomalías registradas). 

El carácter móvil es una de las principales ventajas del simulador de Áviles, ya que permitirá emplazarlo en aquellos municipios donde exista una fuerte demanda

El pasado mes de septiembre la FLC presentó el último simulador que ha puesto en funcionamiento y lo ha hecho en el municipio de Avilés, concretamente junto al campo de fútbol Santa Bárbara-Muro de Zaro (Llaranes), en una parcela cedida por el consistorio. 

Simulador de riesgos Avilés
Simulador de riesgos de Avilés

Se trata de una estructura mixta de acero y hormigón. Por su diseño, se dispone de cubierta inclinada y diferentes plataformas voladas, lo que permite realizar todo tipo de prácticas para la adquisición de habilidades en las técnicas de trabajos en altura y autoaseguramiento, haciendo distinción de los cursos de trabajos verticales, que también se realizan, en base a las exigencias del R.D 2177.

El objetivo fundamental de esta formación es que el alumno conozca los diferentes equipos de protección individual anticaídas existentes en el mercado, aprenda a manejarlos correctamente y los utilice para la instalación de las diversas protecciones colectivas contra las caídas en altura que se colocan en obra, dando cumplimiento a las exigencias formativas del Convenio Colectivo del Sector de Construcción, en el apartado de protecciones colectivas e individuales, lógicamente en aquellos oficios donde está presente el riesgo de caída de altura.

En esta estructura podrían llegar a formarse unos 900 profesionales pues es la capacidad que tiene esta instalación hasta finales de año, fecha en la que está previsto desmontarlo para poder llevarlo a otras zonas de la región. Y es que, precisamente, su carácter móvil es una de las principales ventajas del simulador de Avilés, ya que permitirá emplazarlo en aquellos municipios donde exista una fuerte demanda.

Otras experiencias

No es el primer simulador “itinerante” por el que apuesta la FLC ya que durante el pasado mes de mayo Teifaros (Navia) acogió otra estructura de las mismas características. Durante cuatro meses se desarrollaron aquí 25 acciones formativas que contaron con la participación de unas 300 personas de la comarca.

Ahora, ese mismo simulador ha viajado hasta el punto opuesto de la región para instalarse en Ribadesella (en el polígono de Guadamía). Ya a finales de mes de agosto el presidente de la FLC, Serafín Abilio Martínez, y la alcaldesa del municipio, Rosario Fernández Román, firmaron un convenio de colaboración para garantizar la seguridad de los trabajadores del sector. De hecho, el acuerdo concreta que serán un total de 2.800 personas las que podrán participar en estos cursos que arrancarán próximamente. 

Con estas inauguraciones, la FLC ha cumplido con los objetivos previstos para el año 2011 en materia de prevención. Estos simuladores se suman a los otros dos que desde hace años hay en la región y que, a diferencia de los anteriores, son de carácter fijo. El primero de ellos se inauguró en 2003 en la sede de la fundación de Ribera de Arriba. La experiencia resultó muy positiva y así a finales de 2009 se construyó otro más en Quinta Valle (Tremañes). 

En estos casos se trata de un edificio en fase de estructura de hormigón, con planos inclinados, voladizos, huecos de ascensor…, lo que permite un mayor número de prácticas a realizar. Aunque el escenario es diferente, estas técnicas de seguridad en altura son las mismas que se utilizan en los trabajos de altura de obra civil, por lo que el aprendizaje de las mismas se puede extrapolar fuera del ámbito de la obra de edificación.

Simulador de riesgos de Avilés
Simulador de riesgos de Avilés

Desde la puesta en marcha del Plan PREVEN (Plan Estratégico para la Salud y la Prevención de Riesgos Laborales en el Sector de la Construcción 2008-2011) en estas dos instalaciones se han impartido 320 cursos de formación, en los que se formaron más de 5.400 alumnos.

Erradicación de la siniestralidad

Terminar con la siniestralidad en los tajos ha sido uno de los objetivos prioritarios de la FLC desde su creación en el año 1988. Por ello, conscientes de que la prevención es el único camino que conduce a este propósito, en los últimos tiempos se han incrementado los esfuerzos para que esta formación llegue al mayor número de personas posible. 

De hecho, el pasado mes de junio la FLC lanzó un plan de formación intensivo en materia de prevención ante la oleada de solicitudes de los propios profesionales. Según sus previsiones, se impartirían 471 cursos de estas características a 5.787 personas antes de 2012.

De los cerca de 6.000 profesionales que podrían beneficiarse de este plan, 4.179 serán desempleados tanto de oficio como de especialidades (directivos, administrativos, responsables de obra y mandos intermedios), mientras que los 1.608 restantes serán trabajadores en activo, concretamente alumnos de formación ocupacional y en formación concertada con entidades homologadas.

Estas cifras suponen el total de la suma de las diversas acciones formativas que hay programadas en los simuladores existentes en la región. Concretamente en Avilés se llevarán a cabo un mínimo de 25 cursos, cantidad que podría has triplicarse en función de la demanda existente.Impartir esta formación no es ningún capricho puesto que la Ley Reguladora de la Subcontratación en el Sector de la Construcción del 2006 obliga a los empresarios a garantizar que sus empleados tengan los conocimientos adecuados en esta materia.  La FLC es la responsable de velar por el cumplimiento de esta formación, según figura en el IV Convenio General del Sector de la Construcción (CGSC) 2007-2011. 

Simulador de riesgos de Ribera de Arriba
Simulador de riesgos de Ribera de Arriba

Y es que la meta que se persigue con este aprendizaje es la de erradicar la siniestralidad laboral, objetivo prioritario desde 1988, año en que se constituyó éste órgano paritario, dirigido por la patronal (CAC-ASPROCON) y los sindicatos (FECOMA-CCOO y MCA-UGT) y que marcó el comienzo de una nueva etapa del sector.

Tarjeta Profesional de la Construcción

Con los cursos de seis horas prácticas impartidos en los simuladores de riesgos y una instrucción teórica de 14 horas, los trabajadores reciben la formación específica del Convenio siendo esta una de las vías para la obtención de la Tarjeta Profesional de la Construcción (TPC), un carné que acredita, entre otros, la formación recibida en materia de prevención en riesgos laborales, así como su categoría profesional y los periodos de ocupación en las distintas empresas en las que ha ejercido su actividad. Este particular DNI, válido en todo el país,  puede ser solicitado por todos los profesionales que estén actualmente contratados por una empresa del sector o por los desempleados que acrediten como mínimo 30 días de alta en estas empresas en los últimos tres años. 

Para impartir la formación teórica, la FLC firmó un convenio de colaboración en 2009 con 30 entidades homologadas (centros formativos y servicios de prevención) que son las responsables de impartirla a unos 20.000 trabajadores en la región. Durante el pasado año más 400 empresas y 5.000 trabajadores del sector se comprometieron a asistir a estas clases.

Desde que se abrió el período de solicitud de la TPC en mayo de 2010, FLC ya ha emitido 6.805 tarjetas y están pendientes de tramitarse otras 1.525.

Para conseguir la tarjeta en la región los profesionales del sector deben presentar la documentación requerida en las oficinas comarcales de los sindicatos FECOMA-CCOO y MCA-UGT o en las instalaciones de la FLC en Ribera de Arriba y Gijón.

El plazo de solicitud concluirá el 31 de diciembre, según lo previsto en la Ley 31/2006, reguladora de la subcontratación y lo establecido en el Convenio General del Sector de la Construcción 2007-2011.Tanto el carné como la formación son totalmente gratuitos para los trabajadores y empresas adscritas al Convenio Colectivo de la Construcción y Obras Públicas del Principado (CCPA), ya que es FLC quien financia íntegramente este plan en el marco del Plan PREVEN.  

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter