cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Francisco Javier Mota, Director de Seguridad y Salud Laboral de CEMEX

Cómo mejorar la cultura de seguridad: objetivo cero accidentes. Caso CEMEX

En 2013 en CEMEX hemos conseguido, por primera vez desde su llegada a España, que no se produjese ningún accidente con baja en su plantilla en todos sus centros de trabajo. Con este hecho hemos demostrado que sí se puede trabajar sin accidentes y que nuestro lema en materia de seguridad, “cero accidentes”, no es una quimera inalcanzable.

Estamos hablando de una compañía industrial, que produce cemento en 6 fábricas, así como hormigón, mortero y áridos en 40 centros más repartidos por todo el país, con una plantilla aproximada de 1.000 empleados directos.

Pero, para conseguir este logro, se ha trabajado intensamente durante años. Construir una cultura de seguridad, orientada al objetivo de cero accidentes, no es un trabajo sencillo. Requiere convencer y alinear a toda la empresa para que cada uno de sus empleados trabaje en seguridad, es decir, conseguir una integración efectiva de la prevención de riesgos laborales en todas sus actividades. En este artículo explicamos cómo lo hemos hecho.

136_cemex

Antecedentes: el renacer del objetivo cero accidentes

Nos situamos a mediados del año 2006. Los resultados de accidentalidad que presenta CEMEX muestran un buen desempeño en seguridad, por encima de la media de los sectores en los que opera le empresa (áridos, cemento y hormigón). No obstante, se dan una circunstancia que preocupa al Comité de Dirección de la compañía: los indicadores presentan un estancamiento. Se producen pequeñas mejoras o retrocesos en los últimos cuatro años, que hacen que el número de accidentes con baja y el índice de frecuencia permanezcan estables, en torno a 60 accidentes con baja al año y 11 de índice de frecuencia. Por tanto significa que en los últimos cinco años no hemos avanzado de forma significativa hacia el objetivo que nos marcamos en 1998: cero accidentes.

Bien es cierto que en los primeros años, después de habernos comprometido con el objetivo cero, se ve una consistente mejoría (de 1998 a 2002 pasamos de IF 37 a IF 9,8) pero a partir de este momento se produce el estancamiento. La conclusión es que debemos volver a impulsar la seguridad en la empresa. Sólo haciendo cosas distintas, lograremos resultados diferentes.En ese instante CEMEX decide iniciar lo que hemos llamado “Proyecto Cero Accidentes” que es, ni más ni menos, un paraguas bajo el que se desarrollan multitud de iniciativas encaminadas a mejorar el desempeño en seguridad.

Desde el primer momento quedó patente que sólo a través del liderazgo de la alta dirección podíamos tener éxito, por lo que se decidió no establecer una estructura específica para esta iniciativa, sino que sería a través de los propios recursos de cada departamento, apoyándose en el Servicio de Prevención. Sí se creó una figura, que estando dentro del Servicio de Prevención, canalizaría el apoyo a cada uno de los departamentos operativos, un coordinador de PRL por departamento, con contacto directo con el máximo responsable del mismo. También se reforzó la estructura del Servicio de Prevención, dando exclusividad a los técnicos de PRL que estaban colaborando parcialmente en seguridad y buscando cubrir las vacantes con perfiles más expertos.

El objetivo de toda esta iniciativa no podía ser otro que conseguir los cero accidentes y la estrategia para alcanzarlos pasa por reducir la accidentalidad de forma sostenible a través de reforzar la cultura de prevención en la empresa. Como meta a medio plazo fijamos la reducción de la accidentalidad al 50% en dos años. Para ello se elaboró un plan basado en tres líneas de actuación: Técnico-Organizativa, Comportamiento y Formación, sirviendo esta última de soporte a las otras dos líneas.

Las claves del éxito: seguimiento del desempeño, integración y liderazgo

-Seguimiento del desempeño: objetivos de seguridad. 

Cero accidentes es para nosotros es el objetivo fundamental, del que deriva el resto. Lo conocen todos los empleados de CEMEX. El logo de “cero accidentes” se ha convertido en una marca.

No obstante, necesitamos indicadores de desempeño intermedios para medir el avance y la eficacia de las acciones. Utilizamos indicadores reactivos como los índices de incidencia, frecuencia o gravedad. También usamos indicadores “preventivos” como son: número de observaciones preventivas realizadas, horas de formación o tarjetas de avisos de riesgos e incidentes emitidos y cerrados, todos ellos ligados a iniciativas que se van lanzando.

Para conseguir una fuerte cultura de seguridad hay que actuar sobre múltiples aspectos pero el más importante es el liderazgo

Tan importante como tener una buena información es utilizarla para la toma de decisiones. Para ello se preparan informes semanales de accidentalidad e informes mensuales con todos los indicadores. Se realiza una difusión masiva de los indicadores clave, a través de correos electrónicos, así como en tablones de anuncios. Esto permite al presidente de CEMEX hacer comentarios sobre la evolución de las estadísticas, lo que supone un gran apoyo para colocar a la seguridad como máxima prioridad en la compañía.

Además, parte de la retribución variable de los responsables de las unidades de negocio está en función del cumplimiento de los objetivos de seguridad, lo que garantiza un alineamiento de toda la organización hacia la mejora de la seguridad. 

-Integración.

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales habla de la integración de la prevención… En nuestra opinión la integración es básica para conseguir los objetivos. Pero cuando hablamos de integración es necesario explicar qué es lo que entendemos en CEMEX por este concepto y cómo lo trabajamos. Integración es que todas las personas que trabajan en CEMEX tengan  la seguridad integrada en sus tareas, en su día a día, independientemente de su puesto de trabajo. De esta forma, la seguridad se construye a través de la aportación de todos los empleados. La prevención integrada no es tener un Servicio de Prevención Propio, es mucho más. Por tanto, desde la alta dirección a los trabajadores –pasando por los mandos intermedios y técnicos del Servicio de Prevención–, todos tienen que hacer seguridad. Nuestros directivos realizan visitas de seguridad todos los meses. Todos los mandos hacen charlas de seguridad semanales con sus equipos y los trabajadores y utilizan las tarjetas de avisos de incidentes y riesgos para identificar situaciones que es necesario corregir y, finalmente, los técnicos de prevención apoyan y asesoran a todos en materia de seguridad.

-Liderazgo.

Para nosotros es el elemento central de nuestra estrategia en prevención. Tanto es así que estamos convencidos de que el mejor programa de seguridad, con todos los recursos posibles, fracasaría si fallara este elemento. El ejemplo y la participación de los líderes de la empresa en seguridad de una forma visible y genuina es una herramienta básica. 

¿Cómo trabajamos en CEMEX este aspecto? A través de iniciativas que involucran directamente a los líderes. Son “momentos de la verdad” para demostrar el liderazgo y el compromiso con la seguridad: visitas de seguridad a las instalaciones, la seguridad se programa en primer lugar en las agendas de las reuniones, los mensajes institucionales siempre tratan el tema de seguridad y en primer lugar, las investigaciones de los accidentes se presentan en el Comité de Dirección por parte del mando responsable de la instalación –máximo nivel de representación de la empresa en los Comités de Seguridad y Salud–, los mandos de la compañía imparten charlas de seguridad a sus equipos, los mandos son los responsables de dar solución a los avisos de incidentes y riesgos, etc.

Para conseguir una fuerte cultura de seguridad hay que actuar sobre múltiples aspectos: comunicación, reconocimiento, normas y procedimientos, formación, metas y objetivos, disciplina operativa, integración, etc. pero el más importante es el liderazgo, es un aspecto clave para lograr el éxito.

Los resultados obtenidos después de más de 7 años de trabajo nos motivan a seguir en este camino y con esta filosofía de trabajo, donde lo más importante es que todos los que trabajamos en CEMEX volvamos a casa igual o mejor de cómo empezamos la jornada. Nuestro siguiente reto es mantener cero accidentes en nuestra plantilla y conseguir cero accidentes entre nuestros contratistas. 

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter