cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

La ergonomía postexoesqueletos

11/01/2019 - Ana Elvira Planas Lara, responsable del Laboratorio de Ergonomía de Mutua Universal
Surgidos para dar respuesta a necesidades militares, y adaptados y evolucionados hasta nuestros días, los exoesqueletos demuestran un enorme potencial para mejorar la salud y calidad de vida de las personas.
Equipo investigador multidisciplinar de Mutua Universal-PSA Citroën.

Proporcionan fuerza motriz y movilidad a personas que han sufrido una reducción en su capacidad funcional, ya sea por deterioro de sus capacidades motoras o por accidentes, asistiéndoles en su rehabilitación e incorporándose a sus vidas para recobrar actividades como caminar o agarrar un vaso.  

En el ámbito laboral pueden ser excelentes alternativas para mejorar trabajos con factores ergonómicos de riesgo, cuya solución técnica es muy complicada o inexistente, como aquellos que implican posturas forzadas de la espalda por falta de espacio o mala accesibilidad – como sucede en los trabajos de soldadura o de mantenimiento–, o en aquellos que exigen constantemente los brazos levantados ­–como el montaje de vehículos bajo caja–. 

Los exoesqueletos pueden llegar a reducir el esfuerzo solicitado al trabajador en un elevado porcentaje y mejorar sus condiciones de trabajo de forma significativa pero, ¿es posible que tengan otros efectos secundarios que es necesario valorar y pulir?, ¿cuáles son los resultados a largo plazo para el trabajador y para la empresa? 

Qué son los exoesqueletos

Un exoesqueleto es un dispositivo de asistencia que trabaja conjuntamente con el usuario para ayudarle a realizar una determinada tarea. Tiene dos aplicaciones principales: compensar el peso (de parte del cuerpo del usuario, de una herramienta o de una carga a manipular) o amplificar la fuerza del usuario de forma que éste guíe el dispositivo y ejerza fuerza conjuntamente con él, aumentando así su capacidad.  Pueden ser estructuras pasivas sin fuente de alimentación externa, que actúan repartiendo la carga de unas zonas corporales a otras más fuertes, o pueden ser estructuras activas alimentadas por baterías que aportan energía a la actividad que se realiza.

Puede acceder al contenido completo en el siguiente enlace.

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter