cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Carlos Martín Díaz de Espada, Director técnico de La Línea Vertical

Recate con medios propios en grandes instalaciones industriales

Es necesario seguir profundizando en la aplicación de la Ley 31/95, que hasta hoy ha sido notable, tanto en cifras de reducción de accidentes laborales, como en concienciación social.

Introducción

El avance alcanzado en nuestro país en materia de prevención, desde la publicación de la Ley 31/95 hasta hoy ha sido notable, tanto en cifras de reducción de accidentes laborales, como en concienciación social. Sin embargo, es necesario seguir profundizando en la aplicación de dicha ley, especialmente en algunos artículos. En concreto destacamos aquí el 22 que respecto a las medidas de emergencia menciona la obligación del empresario de “analizar las posibles situaciones de emergencia y adoptar las medidas necesarias en materia de (…) evacuación de los trabajadores”, así como el poner en práctica las medidas comprobando periódicamente su correcto funcionamiento y el disponer de personal formado y con material adecuado, con un objetivo final: garantizar la rapidez y su eficacia. Es en las grandes instalaciones industriales, como refinerías, petroquímicas, centrales térmicas, instalaciones portuarias, etc., con estructuras de gran altura, multitud de espacios confinados y gran número de personas trabajando al mismo tiempo, donde quizá más aplicación tenga este artículo.

APM Terminals Algeciras opera una terminal en el puerto Bahía de Algeciras, con un área total de 663.010 metros cuadrados y 2.124 metros de atraques de 14 a 6 metros de calado. Construida en el Muelle Juan Carlos I y equipada con moderna maquinaria, incluye 19 grúas de muelle o ‘portainers’ (10 de las cuales son ‘súper-postpanamax’) y 64 grúas de patio o ‘transtainers’ y es capaz de realizar más de 2 millones de movimientos por año. Opera a 24 horas los 365 días del año, con un volumen de personal propio y de contratas de varios cientos de personas. Representa una de las instalaciones portuarias más importantes de Europa y es punto clave de las principales rutas de transporte marítimo mundial. Como parte de su proceso de mejora continua, la Dirección de la terminal, y en concreto su servicio de prevención, decidieron analizar detenidamente las situaciones de emergencia que podrían darse en la operativa diaria, y más en concreto, aquellas de mayor dificultad para el rescate y evacuación de los trabajadores.

Rescate en istalaciones industriales
Vista parcial de la terminal Juan Carlos I, con grúas portainers operando

Estudio de las necesidades de rescate

Como primer paso en el análisis de necesidades en la terminal, técnicos de La Línea Vertical constataron la complejidad de la evacuación de un operario accidentado en varias ubicaciones existentes de gran altura (por ejemplo, en el caso de la cabina de gruista de ‘portainer’). Tras el estudio de los diferentes lugares con trabajos a gran altura, los procedimientos de evacuación vigentes en aquel momento, así como el material disponible para evacuación y rescate, se concluyó la existencia de determinados supuestos en los que los medios hasta ese momento considerados para rescate podían llegar a ser insuficientes y estaban sujetos a fallos por corte de corriente eléctrica o por mal funcionamiento de estos (por ejemplo, los propios elevadores de las grúas ‘portainer’ o un camión grúa utilizado para acceder a las ‘transtainer’).

Por tanto era necesario mejorar la capacidad de respuesta de los medios existentes en la terminal mediante personal especializado y adecuadamente equipado. Las principales soluciones que se barajaron fueron contar con un Grupo de Rescate con profesionales externos (GR Dedicado Externo) y apoyo puntual de personal del cliente en emergencias, o formar un GR No Dedicado Interno, compuesto íntegramente por personal propio que compatibilizará su actividad diaria con la gestión de emergencias. La primera opción resuelve de manera inmediata las necesidades, pero a un coste elevado dado el carácter ininterrumpido de las actividades en el puerto. La segunda necesita un período de formación e implantación de meses y, lo que es más difícil, un giro de ciento ochenta grados en la manera de afrontar las emergencias dentro de la terminal.

Grupo de Rescate No Dedicado Interno

La opción elegida por APM Terminals Algeciras fue organizar un GR No Dedicado Interno. Tras varias charlas a toda la plantilla de concienciación y explicación de los objetivos del proyecto, se abrió un proceso de captación de voluntarios entre los cuales se seleccionó en primera fase a un grupo de 20 personas procedentes de todos los departamentos y niveles jerárquicos de la organización. Divididos en grupos reducidos, el Departamento de Formación de La Línea Vertical les impartió ciclos formativos en técnicas de posicionamiento por cuerda, maniobras de rescate, primeros auxilios y lucha contra incendios.

Este personal se ha organizado según los diferentes turnos existentes en la terminal de manera que exista siempre un grupo de al menos cinco personas, fácilmente localizable y movilizable, que pueda hacer frente a una emergencia. Cada grupo es estable, con roles definidos previamente y un alto grado de complicidad entre los miembros del mismo. Además, existe un punto de concentración en caso de emergencia, disponen del equipamiento de rescate necesario y de vehículo para desplazarse a cualquier zona de la terminal de manera inmediata. Se ha actualizado el PEI o Plan de Emergencia Interior de APM Terminals Algeciras para reflejar los cambios organizativos implantados, pudiendo en un futuro ser ampliado al resto de comunidad portuaria enlazándolo con el PEI del Puerto Bahía de Algeciras y los servicios de emergencia del 112 y 061.

Dificultades

Un proyecto tan grande y diverso presenta muchos retos y dificultades. Conseguir personal concienciado y motivado para formar parte del GR nos parecía, inicialmente, un escollo insalvable. Formar a personal que no ha tenido experiencia previa, en todas las técnicas necesarias para afrontar rescates con garantías, también se antojaba complicado. Por otro lado, la envergadura de la terminal del Puerto Bahía de Algeciras, donde trabajan conjuntamente varias compañías, cada una con sus intereses y particularidades en los trabajos que ejecutan, trabajos nocturnos y diurnos, todo tipo de condiciones climatológicas y un entorno en permanente cambio y evolución (la actividad en una terminal de contenedores es frenética) no permitían la relajación ni un instante.

Resultados y conclusiones

La realización de este proyecto ha supuesto más de trescientas sesenta horas de formación especializada y la ejecución de simulacros de emergencia con colaboración del personal de prevención, emergencias sanitarias, capitanía marítima, control de acceso y demás áreas implicadas, donde se han puesto de manifiesto los avances conseguidos.

Es posible por tanto crear un Grupo de Rescate con personal sin formación previa, pero hacen falta recursos, personal muy implicado e ilusionado y un tiempo razonable para asimilar los cambios hasta ver los resultados. El proceso, iniciado en 2009, está ahora en pleno desarrollo. 

APM Terminals Algeciras tiene un importante reto ante sí que está suponiendo un gran esfuerzo organizativo y económico, pero saber que podrán responder ante cualquier emergencia de una manera aún más coordinada y efectiva y así salvar, si se diese el caso, la vida de una persona, bien merece la pena. El grupo La Línea Vertical está orgulloso de haber colaborado en este gran proyecto.  

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter