cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
ART.TÉCNICO

La gestión de los residuos peligrosos en la empresa

24/05/2018 - Germán Gallardo, titulado Superior del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales y Unidad de Protección Radiológica de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria
Una correcta gestión de los residuos que genera la empresa debe formar parte del sistema general de gestión de toda organización comprometida no solo con la protección responsable del medio ambiente, sino con la prevención de riesgos laborales.

Y ello con el objetivo de garantizar la seguridad y salud de sus trabajadores, la conservación medioambiental y, por supuesto, el cumplimiento de la normativa vigente en materia de residuos. La búsqueda de la excelencia empresarial pasa de forma obligada por una apropiada gestión de sus residuos en general y de sus residuos peligrosos en particular. En este texto daremos una visión general de cómo efectuar una adecuada gestión de los residuos peligrosos generados en el proceso productivo de la empresa.

Según la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, un residuo es cualquier sustancia u objeto que su poseedor deseche o tenga la intención o la obligación de desechar. En esta misma normativa, queda definido el residuo peligroso como aquel que posee una o varias características de peligrosidad (características HP) de las que se enumeran en su Anexo III, modificado por el Reglamento 1357/2014, de 18 de diciembre. Además de esta legislación marco, existen una serie de residuos peligrosos que están sometidos a una normativa propia, tanto nacional como autonómica: residuos radiactivos o residuos sanitarios, entre otros. Por otra parte, la Ley 22/2011, en su artículo 6, establece que la determinación de los residuos que han de considerarse como peligrosos y no peligrosos se hará de conformidad con la Lista Europea de Residuos (LER) establecida en Decisión de la Comisión 2000/532/CE de 3 de mayo de 2000, modificada por la Decisión 2014/955/UE. En esta lista, los residuos peligrosos aparecen identificados mediante un asterisco.

A partir de esta normativa, el paso clave que debe iniciar la gestión de los residuos peligrosos y que determinará las subsiguientes fases es su correcta identificación y clasificación. Para ello es necesario el análisis de los productos que adquiere y utiliza la empresa en su proceso productivo, así como de sus mezclas, pues a partir de ellos se generarán los diferentes tipos de residuos. En este sentido, la información suministrada en las fichas de seguridad de los diferentes productos (recabadas a través del propio proveedor o de repositorios internacionales o nacionales como el INSSBT) resulta muy útil para la determinación de las características y peligros de los residuos que se generan a partir de ellos.

La clasificación de los residuos peligrosos producidos por la empresa puede ser una tarea sencilla o compleja dependiendo del proceso productivo llevado a cabo y de la tipología y variedad de sus residuos. Su objetivo es asignar a todos los residuos peligrosos generados un código LER que los identifique y que permita asegurar el tratamiento adecuado de los mismos, tanto si este es realizado por la propia empresa o a través de un gestor autorizado.

Puede acceder al artículo completo, aquí.

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter