cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

La prevención de riesgos laborales en el sector de la gestión de residuos

16/07/2019 - Ana Jiménez Santander, responsable PRL en Safetykleen España, S.A.
En los últimos años se ha producido un notable crecimiento de empresas e instalaciones relacionadas con la gestión y el tratamiento de los residuos. Todo ello derivado del establecimiento de disposiciones legislativas tanto nacionales como autonómicas y el aumento de la sensibilización social.

El sector de la gestión de residuos es amplio y conlleva una variedad de procesos imposibles de resumir en unas líneas. Por ello vamos a centrarnos únicamente en una parte del sector.

Empecemos por definir qué se entiende por residuo. Según la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados un residuo es “cualquier sustancia u objeto que su poseedor deseche o tenga la intención o la obligación de desechar”. La definición de por sí es muy genérica y puede abarcar infinidad de elementos. 

Podemos clasificar los residuos de diversas formas y dependiendo de estas clasificaciones así será su gestión y su tratamiento final. Los clasificaremos según su origen:

  • Domésticos: “residuos generados en los hogares como consecuencia de las actividades domésticas. Se consideran también residuos domésticos los similares a los anteriores generados en servicios e industrias”. 
  • Comerciales: “residuos generados por la actividad propia del comercio, al por mayor y al por menor, de los servicios de restauración y bares, de las oficinas y de los mercados, y resto del sector servicios”. 
  • Industriales: “residuos resultantes de los procesos de fabricación, de transformación, de utilización, de consumo, de limpieza o de mantenimiento generados por la actividad industrial”.Y según su peligrosidad: 
  • Peligrosos: residuos que contienen sustancias o preparados explosivos, oxidantes, inflamables, tóxicos, irritantes, nocivos, cancerígenos, corrosivos, infecciosos o de otro tipo que sean perjudiciales para la salud humana y el medio ambiente. 
  • No peligrosos: los no clasificados como peligrosos, por ejemplo inertes y urbanos y asimilables a urbanos.

De la combinación de estas clasificaciones aparecen infinidad de variables y por lo tanto de residuos diferentes que dan a este sector su mayor peligrosidad.

Para acotar el campo que se va a tratar vamos a definir el ciclo de vida de un residuo. De forma simplificada podría ser:

  1. Producción del residuo (doméstico, comercial, industrial).
  2. Segregación y almacenamiento.
  3. Recogida y transporte.
  4. Gestión final o tratamiento (valorización, compostaje, vertedero, incineración…).

Para poder identificar los riesgos asociados a cada actividad habrá que desglosar las tareas que se realizan en cada una de ellas. Cabe destacar que los riesgos dependerán principalmente del residuo que se esté gestionando además de la tarea que se esté realizando y es ahí donde difiere este sector de otros debido al desconocimiento, como indicábamos anteriormente, de la composición exacta del residuo.

Accede al contenido completo del artículo en este enlace

Palabras clave:

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter