cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

Implantación de los planes de autoprotección en las industrias químicas

18/09/2017 - Esmeralda Gutiérrez, directora técnica de Previnsa
Este artículo recoge las experiencias y conclusiones extraídas de la implantación de planes de autoprotección en industrias químicas que Previnsa ha llevado a cabo en los últimos años. Tras la elaboración del plan de autoprotección, su puesta en marcha implica la planificación y ejecución de una serie de acciones concretas dirigidas a conseguir que éste resulte eficaz y útil en caso de producirse una situación de emergencia, evitando así daños personales y materiales.

Es importante indicar que muchas industrias químicas están afectadas por la normativa SEVESO (Directiva 82/501/CEE), traspuesta en España en el RD 840/2015, por el que se recogen las medidas de control de los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que intervengan sustancias peligrosas. De ahí la importancia de implantar adecuadamente los planes de autoprotección, puesto que en este tipo de establecimientos se pueden producir accidentes cuyos efectos no se limitarían a los límites del centro, sino que podrían, en algunos casos, alcanzar zonas de población cercanas. 

La obligación de implantar los planes de autoprotección, así como de quién es la responsabilidad de llevar a cabo esta tarea, viene indicada en el punto 1.4 de la Norma Básica de Autoprotección. En ella se indica expresamente que es función del titular de la actividad llevar a cabo las acciones encaminadas a conseguir la implantación del plan de autoprotección, entra las que se encuentran las siguientes.

La primera es la divulgación del plan tanto al personal que trabaja en la industria, como a los visitantes y personal temporal. Este hecho se podrá llevar a cabo a través de charlas informativas, en el caso de los trabajadores del establecimiento, y mediante planos tipo “Usted está Aquí”, dípticos o carteles informativos, en el caso de visitantes o personal temporal, garantizando así que todo el mundo esté al tanto. La información que se traslada debe ser específica para cada destinatario, y se debe evitar datos excesivos y generalistas.

En segundo lugar, se encuentra la formación y capacitación de todos los miembros que forman parte de los equipos de emergencia, asegurando así su propia seguridad, además de la de los ciudadanos que acceden a este tipo de establecimientos como visitantes o personal subcontratado, que en gran parte presentan, en general, un desconocimiento de las instalaciones.

De ahí que, en caso de producirse una emergencia, la correcta intervención y evacuación residirá en que los equipos de emergencias adquieran conocimientos y habilidades para actuar en este tipo de situaciones de forma segura y eficaz.

Para el desarrollo de las acciones formativas será imprescindible tener en cuenta la identificación de necesidades del establecimiento, y el diseño de la acción formativa basándose en las situaciones de posibles riesgos de la industria química. 

Por otro lado, las formaciones deberán ser eminentemente prácticas, con el fin de capacitar a los integrantes de los equipos de emergencia en el manejo de los sistemas de lucha contra incendios. Aquí se incluye tanto la ejecución de la acción formativa, como la planificación para generar formación continua, evitando así que se realicen sólo formaciones concretas al inicio de la implantación del plan.

Para leer el artículo completo accede a este enlace

Palabras clave:

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter