cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
NOTICIA

Protección química. Consideraciones para los EPI en el manejo de productos químicos peligrosos

14/09/2015 - Dupont
La selección del equipo de protección individual (EPI) para situaciones de riesgo químico es un reto enorme y complejo y el número de variables puede hacer de ello un proceso difícil y confuso, si no se cuenta con el apoyo técnico de un experto.

Necesidad de análisis sistemático de riesgos. Los productos químicos pueden representar un riesgo en muchas etapas de su ciclo de vida, desde la fabricación, hasta su uso final y, en algunos casos, mucho tiempo después. El enorme espectro de químicos que se utilizan en la industria, agricultura, sanidad y muchos otros sectores hace particularmente difícil minimizar los riesgos que los productos químicos pueden plantear. Utilizados en muchas aplicaciones distintas, en muchas formas distintas y en una inmensa variedad de lugares, los químicos representan un objetivo desconcertante de entornos potenciales de riesgo, que van desde las instalaciones de fabricación, laboratorios, talleres de pintura o trabajos de mantenimiento, hasta plantas de energía nuclear, lugares de recuperación, instalaciones médicas y situaciones de respuesta ante emergencias. Los productos químicos también son capaces de ocasionar daño a las personas en muchas formas diferentes, como lesiones por contacto directo con la piel, inhalación de humos, vapores o polvo o por ingestión accidental.

La diversidad de aplicaciones y de escenarios de riesgo derivados de ello hacen que sea esencial llevar a cabo un análisis sistemático de riesgos al evaluar y seleccionar el equipo de protección individual (EPI) especial para un objetivo de protección química. Claramente, no es suficiente confiar sólo en la interpretación de normas genéricas de la industria o limitarse a cumplir “mínimos legales” al seleccionar el EPI de protección química. Uno de los problemas es que existe una variedad inmensa de protecciones disponibles en cada clasificación de prestaciones de los distintos EPI europeos.

Otro problema es que el nivel teórico de protección que ofrece un EPI raramente se consigue en la práctica, si lo hace alguna vez, y que el nivel real de protección puede resultar muy difícil de garantizar. Como resultado, los profesionales de la seguridad deben indagar más allá de estas medidas nominales y ver la “foto completa de seguridad” al tener que tomar “todas las medidas prácticas que sea razonable” para proteger a los trabajadores frente a una exposición innecesaria a riesgos químicos. Esto significa que, además de proporcionar la protección personal técnica adecuada, los especialistas en seguridad deben tener en cuenta factores tales como el confort y el ajuste al usuario, la compatibilidad de los distintos componentes del EPI, factores de mantenimiento y almacenamiento, etc. al evaluar soluciones alternativas de EPI. 

Accede al contenido completo de este artículo en este enlace

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter