cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

Formaldehído: nuevos valores límite, nuevos retos

26/11/2018 - Esther Sánchez Corral e Inmaculada Pérez García del Servicio PRL Hospital 12 de Octubre
El formaldehído es un agente químico ampliamente utilizado en el sector sanitario, para el fijado y conservación de las muestras biológicas cuyo destino final es su estudio en los servicios de Anatomía Patológica.

Pero no solo se puede asociar la exposición a formaldehído en Anatomía Patológica, ya que este agente está presente en todos los puntos de obtención de muestras biológicas, tales como consultas, área quirúrgica, paritorios, endoscopias, etc. dada la necesidad de comenzar la fijación de los tejidos lo antes posible, puesto que desde el punto de vista organizativo suele ser complicado el envío inmediato de las muestras en fresco al servicio de anatomía patológica.

En enero de 2016 entró en vigor la nueva clasificación del formaldehído, pasando a ser considerado como un agente cancerígeno de categoría 1B y mutágeno de categoría 2. Desde entonces se están incrementado más si cabe los esfuerzos para controlar la exposición a este agente químico, tanto dentro de los servicios de Anatomía Patológica como a nivel general en todos los lugares donde se obtienen las muestras y se sumergen en el agente fijador.

Medidas preventivas para evitar o minimizar la exposición al formadehído

Tal y como marca la normativa vigente, el Real Decreto 665/1997 sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes cancerígenos durante el trabajo, la medida prioritaria a implantar es evitar la utilización del agente cancerígeno, en particular mediante su sustitución por otra sustancia o mezcla que no sea peligrosa o lo sea en menor grado para la salud o la seguridad de los trabajadores.

Desde hace ya muchos años existen en el mercado productos alternativos al formaldehído, de menor toxicidad, que permiten la fijación y conservación de muestras biológicas y existen estudios realizados en hospitales con el uso de estos fijadores, si bien es cierto que aún a día de hoy el fijador de elección sigue siendo el formaldehído. 

A raíz de la reclasificación del formaldehído, la Sociedad Española de Anatomía Patológica publicó un documento de recomendaciones, en el que se trataba el tema de la sustitución y concluía que se recomendaba la sustitución progresiva de la fijación formólica por fijadores alternativos, manteniendo el uso de formaldehído para biopsias y piezas quirúrgicas con patología tumoral hasta obtener estándares internacionalmente reconocidos y sea posible la validación de las distintas técnicas especiales. Es, por tanto, un objetivo a corto plazo tratar de implantar en los servicios de Anatomía Patológica el uso de fijadores alternativos en las muestras biológicas y técnicas que lo permitan y en las que la experiencia ha demostrado buenos resultados, reduciendo así el uso de formaldehído en el ámbito sanitario.

Siguiendo con la priorización de medidas preventivas, el RD 665/1997 establece que cuando no sea técnicamente posible la sustitución, se debe garantizar la utilización del agente en un sistema cerrado

En los últimos años, han ido surgiendo sistemas que permiten evitar la exposición a formaldehído en los lugares en que se obtienen las muestras biológicas. Así, existen sistemas que permiten la conservación de piezas quirúrgicas mediante el uso de vacío, consiguiendo mantener las piezas durante varias horas en refrigeración sin necesidad de formaldehído.  O sistemas cerrados y estancos de adición de formaldehído a las biopsias y piezas quirúrgicas, evitando así cualquier exposición de los trabajadores.

Distinto es en los servicios de Anatomía Patológica, pues las operaciones que se llevan a cabo implican la manipulación de piezas quirúrgicas o biopsias fijadas con formaldehído. En este caso, se deberá garantizar que el nivel de exposición de los trabajadores se reduzca a un valor tan bajo como sea técnicamente posible, no superando en ningún caso el valor límite del agente.

Nuevos valores límite establecidos para el formaldehído

Históricamente, hasta este año, en el documento de Límites de Exposición Profesional a Agentes Químicos en España, anualmente publicado por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST), al formaldehído únicamente se le venía asignando un valor límite de corta exposición (VLA-EC), valor que no debe ser superado por ningún periodo de corta exposición a lo largo de la jornada laboral.

Puede acceder al contenido completo en el siguiente enlace.

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter