cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

Hospital Ruber Internacional: gestión de riesgos sanitarios

21/11/2018 - Jorge Cabrera Rebato, director corporativo de Prevención de Riesgos Laborales. Grupo Quirónsalud
Es bien reconocido que el sector sanitario es un pilar fundamental dentro del estado de bienestar de los países desarrollados, donde trabajan miles de profesionales comprometidos con su trabajo y que diariamente se exponen, directa o indirectamente, a un buen número de riesgos laborales.

En Ruber Internacional, hospital perteneciente al Grupo Quirónsalud, y dentro del compromiso de las diferentes direcciones del hospital con la prevención de riesgos laborales, se apuesta por la salud y bienestar de sus profesionales como valor de compañía y como herramienta competitiva de mejora continua para mantener una alta excelencia de servicio.

El Hospital Ruber Internacional está concebido como un “hospital integral”, donde los servicios centrales, las unidades médico-quirúrgicas de las distintas especialidades y los médicos colaboradores están interrelacionados entre sí e integrados en el hospital, lográndose la máxima eficacia en el desarrollo de las distintas actividades médicas, asistenciales, docentes e investigadoras. El hospital emplea a casi 500 trabajadores, 400 de los cuales son de alta especialización. 

Dentro del sector hospitalario nos encontramos fundamentalmente con exposiciones de nuestros profesionales a varios tipos de riesgos, entre los que destacan: químicos, físicos, ergonómicos, psicosociales y biológicos, principalmente.

Riesgo biológico

El riesgo biológico en el medio sanitario es, sin duda, el más frecuente entre los riesgos laborales del personal hospitalario y de los servicios de soporte. Los profesionales sanitarios no están exentos de presentar accidentes de trabajo biológicos, aun cuando se ciñen a la aplicación de normas universales de bioseguridad. Los agentes biológicos a los que están expuestos los trabajadores pueden ser bacterianos, fúngicos, víricos o parasitarios, y se pueden transmitir por diversas vías: sanguínea, aérea, por contacto directo con secreciones…

En el Real Decreto 664/1997 se recogen las medidas preventivas frente a los riesgos biológicos. Es clave la identificación y evaluación periódica de los riesgos y la minimización de aquellos que no puedan eliminarse, como por ejemplo, mediante el empleo de procedimientos de trabajo adecuados, reducción del número de trabajadores expuestos, señalización de las zonas con riesgo biológico, control de acceso a personal autorizado, uso de equipos de protección individual, empleo de medidas higiénicas y planes de desinfección o limpieza de materiales e instalaciones, procedimientos de actuación en caso de accidente, recogida y gestión de residuos biosanitarios y, por último, asegurar una vigilancia de la salud adecuada y específica para los trabajadores.

Actualmente las enfermedades más importantes a las que están potencialmente expuestos son las víricas, resaltando la hepatitis B (VHB), hepatitis C (VHC), hepatitis delta (VHD) y el virus de la inmunodeficiencia humana adquirida (VIH) o SIDA y los otros virus de otras hepatitis no definidas aún, pero transmitidas vía parenteral. 

Tipos de exposición

Los tipos de exposición o fuentes de contagio podemos clasificarlas en 2 grupos:

  • Exposición clase I. Exposición de membranas mucosas, piel no intacta o lesiones percutáneas en contacto con sangre o líquidos corporales contaminados, a los que se les aplican precauciones universales. Después de una exposición clase I, el riesgo de infectarse con VIH es de 0.3%, para VHB de 30% y para VHC de 10 % por lo cual se debe proporcionar seguimiento médico estricto, medidas profilácticas y evaluaciones serológicas. 
  • Exposición clase II. Exposición de piel intacta a sangre o líquidos corporales a los que se aplican precauciones universales. El riesgo de adquirir infecciones después de una exposición clase II es menor, por lo que no se justifica el manejo descrito en la exposición clase I; sin embargo, se debe reforzar la aplicación de las normas de bioseguridad.

Puede acceder al contenido completo en el siguiente enlace.

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter