cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

Obligaciones en materia de PRL para el empresario y para los trabajadores: ¿hacia qué lado se inclina la balanza?

11/12/2019 - Piedad del Amo Merino, jefe de Servicio de PRL del Área Oeste de Valladolid-Sacyl. Presidente de ANMTAS (Asociación Nacional de Medicina del Trabajo en el Ámbito Sanitario)
El artículo 14 de la LPRL establece la primera y más importante obligación para el empresario en materia de prevención de riesgos laborales: “garantizar la seguridad y salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo”, articulándose, en esta ley un innovador concepto: “el deber de prevención”.

El artículo 14 de la LPRL establece la primera y más importante obligación para el empresario en materia de prevención de riesgos laborales: “garantizar la seguridad y salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo”, articulándose, en esta ley un innovador concepto: “el deber de prevención”. Y calificamos el  “deber de prevención” como innovador porque además de obligar al  empresario al aseguramiento de la contingencia profesional, añade obligaciones referentes a la prevención del riesgo, evitándolo si es posible, evaluándolo, planificando y ejecutando las medidas preventivas necesarias. Incluye la obligación de informar y formar a los trabajadores, de articular su participación, coordinar a las diversas empresas que coexistan en los lugares de trabajo y, algo muy importante, la vigilancia de la salud (VS), individual y colectiva, siempre ésta en función de los riesgos específicos.

Naturalmente, también se establecen obligaciones para los trabajadores (artículo 29). Ahora bien, el nivel de exigencia de muchas de estas obligaciones está supeditado a la formación y las instrucciones en materia de prevención que el trabajador haya recibido por parte del empresario, ya que hacen referencia al deber de cumplimiento de las medidas preventivas adoptadas, al uso adecuado de los equipos de trabajo, de protección, dispositivos de seguridad…

Si en una balanza ponemos en cada platillo las obligaciones del empresario y las de los trabajadores, con tan solo esta primera aproximación, la balanza se desequilibra, máxime cuando el incumplimiento de dichas responsabilidades se enmarca para el empresario en el ámbito del Derecho Administrativo, Civil y Penal y para el trabajador  el disciplinario en el ámbito de la empresa.

¿Qué podemos hacer desde los SPRL como pilar central de esta balanza, para conseguir y mantener el máximo equilibrio?

Accede al contenido completo en el siguiente enlace.

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter