cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

Seguridad vial laboral y prevención de riesgos laborales en ese ámbito

En los últimos años se producen accidentes con víctimas cada 5 minutos y accidentes sólo con daños materiales cada 18 segundos 12/01/2016 - Raul Chilet Pérez y Fernando Niño Bramon. Grupo OTP
¿Qué es la siniestralidad vial laboral? La gran mayoría de la población trabajadora utiliza el vehículo privado para acudir a sus lugares de trabajo. Además, multitud de sectores de actividad incluyen la movilidad de sus empleados como parte de sus funciones diarias.
Simulador de conducción.

Este amplio espectro supone que la siniestralidad vial laboral representa una lacra social y de salud ya que afecta a toda la sociedad, generando importantes daños físicos y psicológicos.

Relevancia de los accidentes de tráfico en el ámbito laboral

Tras más de 20 años desde la Ley 31/95 de PRL, es bien sabido que los accidentes de tráfico no son ajenos al ámbito laboral pudiendo diferenciar, según su naturaleza, entre los accidentes “in itinere” que es el que acontece cuando se trabajador se desplaza desde su domicilio al centro de trabajo o viceversa, y los accidentes “en misión” que es el  sufrido por el trabajador en el trayecto que tenga que realizar para el cumplimiento de la misión, así como los ocurridos en el desempeño de la misma dentro de su jornada laboral.

Según fuentes de la Dirección General de Tráfico (DGT), más de 800 personas fallecen al año en accidentes de tráfico que ocurren en horario laboral: durante el año 2103 fallecieron 835 personas, otras 5.393 resultaron heridas graves y 66.770 heridos leves.

Si analizamos dichos accidentes de tráfico podemos señalar lo siguiente: 

-La media de edad de los trabajadores que han sufrido un accidente laboral de tráfico es de 36,7 años. 

-En el caso de los accidentes laborales “in itinere” el porcentaje entre hombres y mujeres es semejante pero en el caso de los accidentes laborales durante la jornada de trabajo los hombres presentan un índice de incidencia mayor que las mujeres con el 79,1%. 

-El 70% de los accidentes laborales de tráfico se producen al ir o volver del trabajo. 

-El 58% de los accidentes “in itinere” había un automóvil implicado en el accidente ,11% una motocicleta y 0,1% camiones y furgonetas. 

-El 90% de los accidentes se producen de lunes a viernes siendo el lunes el día que se produce más accidentes. 

-La mayoría de los accidentes se producen en la entrada y salida de los centros de trabajo.

Si bien es cierto que según los datos publicados en la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo 2015-2020, existe una disminución del índice de incidencia de los accidentes laborales de tráfico, tanto aquellos ocurridos durante la jornada como los acontecidos en el trayecto (“in itinere”), hay que seguir trabajando conjuntamente empresas, trabajadores y administraciones para promover la seguridad vial laboral, en cooperación con la Dirección General de Tráfico, con el objetivo no solo de mantener los buenos datos sino para mejorarlos reduciendo los accidentes de tráfico laborales.

Factores que intervienen

Los datos que nos ofrece la DGT evidencian que en los accidentes de tráficos intervienen principalmente tres factores que son la vía, el vehículo y el factor humano, siendo este último el factor principal de aproximadamente el 80% de los accidentes.

El factor vía y su entorno suponen las exigencias a las que el conjunto conductor-vehículo debe responder y engloba tanto las aspectos estables como la  pavimentación, anchura, resistencia al deslizamiento, etc. de la vía, así como las condiciones atmosféricas como son la niebla, lluvia, viento, oscuridad, hielo y nieve.

El factor vehículo se conforma principalmente de la seguridad activa y pasiva del mismo. Los elementos de seguridad pasiva son aquellos diseñados para evitar o disminuir los posibles daños ocasionados a los ocupantes como consecuencia de un choque (carrocería, cinturón de seguridad, airbag, reposacabezas), mientras que los elementos o sistemas que contribuyen a la seguridad activa del vehículo son aquellos que le confieren un correcto comportamiento en marcha (neumáticos, dirección, suspensión, frenos, alumbrado).

Medidas de actuación

Sin olvidar los factores relacionados con la vía y con el vehículo, estas cifras dejan claro que el objetivo sobre el que hay que dirigir los esfuerzos para mejorar sensiblemente las cifras de siniestralidad vial laboral son los trabajadores y su actitud al volante. 

Por tanto, y siguiendo los principios de la acción preventiva y las propias obligaciones de los trabajadores en materia de prevención de riesgos (Artículo 29 LPRL), las líneas de actuación debe ir dirigidas a la concienciación, información y, sobre todo, la formación de estos trabajadores, regulada en el art. 19 de la ley PRL que establece que cada trabajador debe recibir una formación teórica y práctica, suficiente y adecuada y centrada específicamente en el puesto de trabajo o función de cada trabajador.

Para conseguir una formación teórica y práctica, suficiente y adecuada en el ámbito de la seguridad vial, se deben establecer herramientas para favorecer el intercambio de buenas prácticas que promuevan la reducción de los accidentes de tráfico laborales y desde Grupo OTP esto se consigue con el uso de simuladores de conducción donde el alumno, empleando mecánicas de juego, aumenta la motivación, la concentración, el esfuerzo, la fidelización y otros valores positivos comunes a todos los juegos, con el fin de influir y motivar en su aprendizaje.

¿Qué es un simulador de conducción?

El simulador de conducción es una herramienta formativa polivalente que permite capacitar a los alumnos frente a situaciones de riesgos que se pueden dar durante la conducción, permitiéndoles adquirir habilidades para enfrentarse a la realidad y ser capaces de alcanzar un estándar de conducción segura, así como eficiente, sin el riesgo propio de una práctica real.

¿Qué situaciones se pueden simular?

La formación mediante el simulador, permite conseguir las habilidades necesarias experimentando en todo tipo de situaciones, como pueden ser: 

  • Distintos entornos y densidades de tráfico. 
  • Distintas condiciones climáticas adversas (noche, lluvia, niebla). 
  • Comportamientos inapropiados de peatones o vehículos. 
  • Simulación bajo efectos de alcohol o estupefacientes. 
  • Etc.

Ventajas de la formación mediante simulador

La realización de prácticas mediante el simulador de conducción proporciona múltiples ventajas que difícilmente se pueden conseguir de otro modo como pueden ser: 

-Permite a los trabajadores experimentar repetidamente modificando todas las variables posibles y aprender de los resultados obtenidos (entrenamiento). 

-Es interactivo: toda acción tiene su reacción o consecuencia (retroalimentación de resultados de cada ejercicio). 

-Facilita el aprendizaje de situaciones que ya sea por su coste, peligrosidad o velocidad no están habitualmente al alcance del trabajador. 

-Estimula los mecanismos hipotético/deductivos de los trabajadores aprendiendo por descubrimiento

-Ayuda al trabajador a perder el miedo a equivocarse y le motiva a aprender de su propia experiencia

-Concienciación en el aprendizaje ante el riesgo. 

-Además, sus dimensiones permiten realizar una instalación sencilla del equipo en cualquier oficina, al mismo tiempo que se ofrece una movilidad y montaje sencillo.

Desde Grupo OTP pensamos que la reducción de la siniestralidad laboral, y concretamente la derivada de los accidentes de tráfico, es un deber de todos los agentes sociales y por ello en 2015 lanzamos una campaña que iniciamos con la adhesión a la carta europea como empresa comprometida en facilitar la adquisición y el intercambio de conocimientos y facilitar la transferencia de experiencias y prácticas de seguridad vial.

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter