cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

Gestión de la exposición a ruido en los puestos de trabajo: herramientas para garantizar la mínima exposición de los trabajadores

22/12/2014 - Diego González Maestre, manager del Servicio de Prevención Propio de Iberia LAE Operadora SAU / Mª Teresa García Menéndez, gerente de Prevención Laboral de Iberia LAE Operadora SAU
La gestión de la exposición a ruido en los puestos de trabajo tiene como objetivo principal garantizar la seguridad y salud de los trabajos en relación a dicho ruido. Esta gestión presenta grandes dificultades en entornos donde la exposición no es regular a lo largo de la jornada ni entre diferentes jornadas. El entorno aeroportuario es un buen ejemplo de ello, sobre todo en aquellos aeropuertos donde el tráfico es muy estacional y presenta grandes variaciones.

La gestión de la exposición a ruido en los puestos de trabajo tiene como objetivo principal garantizar la seguridad y salud de los trabajos en relación a dicho ruido. Esta gestión presenta grandes dificultades en entornos donde la exposición no es regular a lo largo de la jornada ni entre diferentes jornadas. El entorno aeroportuario es un buen ejemplo de ello, sobre todo en aquellos aeropuertos donde el tráfico es muy estacional y presenta grandes variaciones. Para una correcta gestión, es necesario disponer de herramientas que permitan:

  • Gestionar la actividad para garantizar la mínima exposición a ruido en la jornada de trabajo.
  • Garantizar que incluso en jornadas especiales de trabajo no se superan los valores límite establecidos en el Real Decreto 286/2006.
  • Garantizar la seguridad y salud de los trabajadores especialmente sensibles a este riesgo.

Situación actual

Para realizar la evaluación de la exposición a ruido es necesario determinar el nivel diario equivalente al que están expuestos los trabajadores así como el nivel de pico. Los resultados se expresan en decibelios (función logarítmica) y se referencian para jornadas de 8 horas diarias ó 40 horas semanales. 

Posteriormente, dichos valores se comparan con los de exposición y se determinan las obligaciones en materia de formación/información, necesidad de adopción de medidas técnicas u organizativas, etc. Con la entrada en vigor del Real Decreto 286/2006, además de modificarse los niveles que dan lugar a la toma de acciones, se introdujo un nuevo valor de referencia, el “valor límite” (artículo 5), no considerado en la anterior reglamentación y que no debe ser superado en ninguna jornada laboral.

La consideración del valor límite introdujo un nuevo concepto no tomado en cuenta hasta entonces en la evaluación de la exposición al ruido. Se trata de la “exposición real” del trabajador, que debe determinarse teniendo en cuenta la atenuación proporcionada por la protección auditiva y el tiempo de uso de la misma.

Este concepto es, sin embargo, el empleado para la determinación de la hipoacusia o sordera profesional, que puede producirse en aquellos trabajadores cuya exposición a ruido (exposición real en el oído) sea, de forma repetida en el tiempo, igual o superior a 80 Dba, tal como se indica en el cuadro de enfermedades profesionales aprobado mediante el Real Decreto 1299/2006, de 10 de noviembre, por el que se aprueba el cuadro de enfermedades profesionales en el sistema de la seguridad social y se establecen criterios para su notificación y registro.

Accede al contenido completo de este artículo en este enlace.

Palabras clave:

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter