cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

La prevención de riesgos laborales y la seguridad y salud en las obras ferroviarias

14/01/2019 - Claudio Romero Ojeda, coordinador de Actividades Empresariales y de Seguridad y Salud en la Línea AVE Monforte del Cid-Murcia
Dentro de las obras civiles, a la hora de hablar de “obras lineales”, las primeras imágenes que se nos vienen a la cabeza son las obras de carreteras y las obras ferroviarias, aunque no conviene olvidar otro tipo de obras lineales: canales, gasoductos, líneas eléctricas, etc.
Trabajos de ejecución de la estación soterrada de Orihuela (Alicante).

Este hecho lleva a considerar como semejantes a las obras de carreteras y las obras ferroviarias. Y aunque en cierta medida, las semejanzas son muchas, llegados a cierto punto, las diferencias son mayores que éstas. Obviamente, la prevención de riesgos laborales también acompaña a esta diferenciación que se produce a la hora de ejecutar un tipo de obra u otro. A continuación, veremos en qué momento la tipología de una obra y otra las hacen tan diferentes.

La obra ferroviaria, a grandes rasgos, tiene dos partes claramente diferenciadas: la obra de infraestructura y la de superestructura, como puede apreciarse en la figura A.

La obra de infraestructura sería la que se asemeja con la obra de carretera, pues comprende la ejecución de elementos comunes a ambos tipos de obras: movimiento de tierras, viaductos, túneles, obras de drenaje, etc.

Obviamente, las características geométricas y estructurales tienen diferencias según se trate de una obra ferroviaria o una carretera, dado que los esfuerzos y las solicitudes que estos generan a la infraestructura son completamente diferentes de un tipo de obra a otra.

La obra de infraestructura ferroviaria y la PRL

Esta parte de la obra ferroviaria es la que contempla la ejecución de los elementos singulares de la obra. Suelen ser obras de varios kilómetros de longitud y en las mismas se realizan los grandes movimientos de tierra, viaductos, túneles, pasos superiores e inferiores, etc. Además, es en esta fase donde se resuelven todas las afecciones relativas a los servicios afectados: líneas eléctricas, gas, grandes conducciones de agua, carreteras, etc.

Puede acceder al contenido completo en el siguiente enlace

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter