cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

La salud laboral en el sector ferroviario, una visión panorámica

13/11/2017 - Rafael García Martínez, coordinador de Salud Laboral del Sector Ferroviario de CCOO
Para abordar una fotografía panorámica, de posicionamiento, de la salud laboral (SL) en el sector ferroviario, vamos a partir de la situación vivida en los tres últimos años, en los que la teórica salida de la crisis –a nivel macro– evidencia la línea de barro de la riada que se llevó por delante gran parte de la SL construida durante los años de bonanza económica.

En este periodo, y al retirarse las aguas de la riada, hemos podido constatar que:

  •  La crisis ha degradado las condiciones de SL en el sector en general, de modo muy patente en las contratas ferroviarias (CCFF).
  •  Los riesgos psicosociales y su falta de evaluación llevan años siendo un problema creciente, especialmente las agresiones externas. Muy evidenciado en las actividades comerciales, de cara al público, especialmente en el Grupo Renfe y las contratas de atención al cliente y los servicios a bordo.
  •  La coordinación de actividades empresariales (CAE) en las empresas del sector sigue siendo algo esencialmente formal, de “mover” y “registrar” papeles, antes que profundizar en toda la suerte de mecanismos preventivos que provee la legislación.
  •  La necesaria implicación de técnicos (TP) y delegados de prevención (DP), y la buena preparación –formal y técnica–, de sus actuaciones, es fundamental para los buenos resultados. Y que la crisis, con su consiguiente recorte inversor (medios y formación) y en derechos sindicales, también pasó su factura.
  •  Una acción ética, coherente y con integración de toda la cadena productiva, sigue siendo la asignatura pendiente de la SL, aunque esto no sea exclusivo del sector, sino característica general del modelo de relaciones laborales.

Veamos de qué polvos vienen estos lodos.

Antes de esta crisis, en los tiempos del boom económico en que todo crecía aparentemente, la realidad del crecimiento de la SL en el sector ferroviario siempre fue asimétrica. Y, dentro de esta realidad siempre fue más avanzada la situación de las empresas públicas del sector –Grupo Renfe y Adif/Adif Alta Velocidad–, que la de las privadas. Por eso se fue construyendo una SL a dos velocidades (y hasta tres, por la eventual presencia de pymes y autónomos en la cadena de subcontratación).

Y las diferencias son tan profundas como estructurales.

Mientras la parte pública del sector ferroviario (Adif y Renfe) presenta sistemas de gestión para la prevención de riesgos laborales (SGPRL) –basados en los puntales básicos de la “Ley 31/1995 de 8 de noviembre de Prevención de Riesgos Laborales” (LPRL): eliminación, evaluación, planificación, participación, inversión y formación–, la parte privada del sector ferroviario adolece, en parte, de esos atributos1.

La parte privada del este sector está compuesta principalmente por grandes grupos empresariales altamente diversificados (Acciona, Ferrovial, Clece…) cuya “vocación ferroviaria” es más coyuntural que real. Su complemento lo realizan pymes que penetran en la cadena de subcontratación sin los controles que impone la Ley 32/2006, que entró en vigor el 18 de octubre, reguladora de la subcontratación en el sector de la construcción, cuando se trata de contratos de servicio.

Para leer el artículo completo accede a este enlace

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter