cabecera home
Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ART.TÉCNICO

Riesgos ergonómicos en los trabajos de construcción y mantenimiento de infraestructuras ferroviarias

14/05/2019 - Alfonso Argüeso, Jefe de Departamento del Servicio de Prevención de COMSA Corporación
Las actividades de construcción y mantenimiento de infraestructuras ferroviarias llevan asociadas una serie de riesgos especiales desde el punto de vista de la seguridad.

Hablamos, principalmente, del peligro de arrollamiento ferroviario, generado tanto por la circulación de los trenes como por maquinaria pesada de construcción, así como el de electrocución con los elementos en tensión de catenaria y subestaciones eléctricas.

No obstante, a nivel de incidencia de accidentes laborales sufridos en las actividades de construcción y mantenimiento ferroviario, el mayor número de ellos, así como la duración de las bajas laborales que se derivan, son provocados por los denominados trastornos músculo-esqueléticos (en adelante TME).

Un TME es una lesión de los músculos, tendones, ligamentos, nervios, articulaciones, cartílagos o huesos de los brazos, las piernas, el cuello o la espalda que se produce o se agrava por la ejecución directa de tareas realizadas en el trabajo. Por lo tanto, los TME deben estudiarse desde el punto de vista de la ergonomía, de cara a localizar cuales son los riesgos precursores de provocar dichas lesiones y aplicar las correspondientes medidas preventivas y/o correctivas que los eliminen o minimicen.

La mayoría de los TME relacionados con el trabajo no ocurren de forma súbita, sino que aparecen a lo largo del tiempo, a la vez que no existe una única causa traumática, pues suelen ser varios los factores que los desencadenan.

Factores de riesgo ergonómico asociados a las actividades de construcción y mantenimiento ferroviario

El desarrollo tecnológico en el sector de la construcción de infraestructuras ferroviarias ha evolucionado de forma paulatina en las últimas décadas con la introducción y modernización de maquinaria especializada. No obstante, la propia idiosincrasia ferroviaria, en especial en el mantenimiento de la infraestructura, sigue conllevando la necesidad de realizar tareas en las que existe una elevada cantidad de trabajo manual y que requieren la manipulación de cargas, utilización de herramientas y útiles pesados, exposición de trabajadores a condiciones climatológicas variables, posturas forzadas, etc.

A continuación se describen, a modo de ejemplo, algunas de las operaciones de mantenimiento ferroviario y se identifican los factores de riesgo asociados a dichas tareas:

1. Depuración y renovación de balasto: retirada, mediante pala manual o retroexcavadora, de pequeños volúmenes de balasto contaminado o en deficiente estado, así como extracción del material orgánico de la superficie del mismo.

Para acceder al contenido completo pinche aquí.

Volver

News FSL

MANTENTE INFORMADO: suscríbete GRATIS a nuestra Newsletter