seguridad laboral 161

32 Octubre 2018 PRL EN EL SECTOR sanitario Más información: consultas@borrmart.es posición, en caso de que sea necesario. Otro pilar fundamen- tal donde se asienta la consecución de unos adecuados niveles de seguridad y salud en lo que a la exposición a agentes bioló- gicos se refiere, lo constituye el cumplimiento de las precaucio- nes universales o estándar y de las recomendaciones específi- cas por áreas o unidades: es fundamental la elaboración y ade- cuada difusión de protocolos preventivos y la actuación ante si- tuaciones específicas. Asimismo, el liderazgo en la prevención es la piedra angular del sistema de gestión. Este liderazgo es competencia funda- mental en la dirección y en los mandos intermedios de toda la organización. El compromiso del mando es determinante para la eficaz tarea preventiva. La alta excelencia del servicio se basa en una cultura empresarial que la mantenga, que cuide todos los aspectos y que persiga objetivos, dentro de los cuales está velar por la seguridad, salud y bienestar de sus profesionales y por la promoción de comportamientos saludables. El resultado de la aplicación de los procedimientos y de las medidas preventivas propuestas por el Servicio de Prevención Mancomunado del Grupo Quirónsalud, la integración de la pre- vención en los procesos del hospital, la involucración de los mandos intermedios y el compromiso de la dirección de Ruber Internacional, ha permitido el alcanzar muy bajos índices de ac- cidentabilidad en los últimos años, así como el conseguir el bo- nus por baja siniestralidad que concede el Ministerio de Empleo y de Seguridad Social. tarse con VIH es de 0.3%, para VHB de 30% y para VHC de 10 % por lo cual se debe proporcionar seguimiento médico estricto, medidas profilácticas y evaluaciones serológicas. Exposición clase II. Exposición de piel intacta a sangre o líqui- dos corporales a los que se aplican precauciones universales. El riesgo de adquirir infecciones después de una exposición clase II es menor, por lo que no se justifica el manejo descrito en la ex- posición clase I; sin embargo, se debe reforzar la aplicación de las normas de bioseguridad. Trascendencia de la infección Para paliar el proceso de transmisión de la cadena epidemiológica es necesario que el personal sanitario tome conciencia del con- cepto “infección” y su trascendencia. Una gran mayoría de las in- fecciones se producen por inhibición de los actos elementales. En ese sentido, la información y formación del personal en el cam- po de la prevención es un elemento clave: formación e informa- ción en los planes de acogida y formación de reciclaje de los pro- fesionales expuestos a estos riesgos en su puesto de trabajo. Otra de las acciones preventivas de protección para nues- tros trabajadores frente al riesgo biológico es el plan de vacu- nación o inmunización , incluido dentro de las programaciones de vigilancia de la salud. Las vacunas recomendadas a todo per- sonal sanitario en España son las de sarampión, rubeola y paro- tiditis (trivírica); tétanos y difteria; hepatitis, varicela y gripe. Las vacunas recomendadas en ciertas situaciones son las de polio- melitis, enfermedad meningocócica invasora, hepatitis A y fie- bre tifoidea. En ese sentido, las medidas preventivas van encaminadas a in- culcar la importancia de la prevención y vacunación , mediante el consejo sanitario personalizado en el examen de salud. Se in- cide en la importancia del examen de salud periódico , como la forma de anticiparnos a los problemas de salud originados por los diferentes riesgos del puesto de trabajo. El conocimiento a nivel interno sobre el proceso de actua- ción en caso de accidente biológico y la conjugación entre los distintos servicios de urgencias y mutuas de accidentes de tra- bajo es un factor a tener en cuenta por su importancia. Una coordinación eficaz entre estos servicios es necesario para una actuación rápida y eficaz, y la aplicación de profilaxis tras la ex-

RkJQdWJsaXNoZXIy MzA3NDY=