Formación de seguridad laboral 156

89 Diciembre 2017 Articulo Tecnico Más información: consultas@borrmart.es Envejecer no es una enfermedad ni una patología, es una varia- ble a tener en cuenta en prevención de riesgos laborales (PRL). Desde hace más de una década, se habla de la necesidad de gestionar la edad en la sociedad del conocimiento y de buscar una solución adecuada a los problemas macroeconómicos que se derivan del sistema actual de protección social, que están provocando una importante crisis en el sistema. Asistimos a un proceso de envejecimiento general; la pobla- ción es de media más anciana, como resultado de la disminu- ción de la tasa de fertilidad, del aumento de la esperanza de vida y de la mayor longevidad general de la población. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2014, en España, los mayores de 64 años sumaban 8,4 millones de per- sonas y está previsto que se incrementen hasta los 15,8 mi- llones en 50 años, por lo que el retraso de la edad de jubila- ción será prácticamente obligado, ya que las pensiones como se entienden ahora, serán inviables. Debido al progresivo y natural envejecimiento de la pobla- ción, a la prolongación de su edad ordinaria de jubilación y, en general, de la vida activa de los trabajadores, cada vez será mayor la proporción de personas de mayor edad en las em- presas. Por ello, es prioritaria la implementación de medidas que permitan garantizarles el mismo nivel de protección que al resto de trabajadores, ajustado a su nueva situación. Capacidades físicas, facultades cognitivas y experiencia Resulta incontestable el hecho de que cumplir años produ- ce un deterioro en nuestro organismo. Pero, también es cier- to, que no es posible establecer un ítem temporal a partir del cual el trabajador ya no puede seguir desarrollando una acti- vidad física. A medida que pasan los años, los trabajadores pueden sufrir mermas en sus capacidades auditivas, motrices y músculo-es- queléticas, perturbaciones en la recepción y el tratamiento de las informaciones, y en sus capacidades mentales, aunque és- tas parecen disminuir más tarde y con menos incidencia gene- ral. Existen datos que indican que el rendimiento cognitivo no acusa un descenso pronunciado hasta después de los 70 años. Otros atributos, como la sabiduría, el pensamiento estra- tégico, la percepción integral y la capacidad para deliberar, se incrementan o aparecen por primera vez al avanzar la edad. Como también se acumulan la experiencia laboral y los cono- cimientos técnicos. Promoción de la salud para trabajadores veteranos Nacer es empezar a morir (Quevedo) Alejandro Romero Mirón Director de los Servicios de Prevención de MC Mutual Envejecer no es una enfermedad ni una patología, es una variable a tener en cuenta en prevención de riesgos laborales

RkJQdWJsaXNoZXIy MzA3NDY=