seguridad laboral 158

125 Abril 2018 jores técnicas disponibles de la Comisión Europea que se pu- blicará este año. Otro organismo que está obteniendo resultados interesantes y que reafirma lo expuesto anteriormente es el Waste Industry Safety and Health Forum (WISH), una organización compuesta por representantes del gobierno británico en materia de salud y seguridad, asociaciones profesionales, así como organismos gu- bernamentales nacionales y municipales. Mediante el estudio de accidentes concretos acaecidos en su país, WISH concluye que muchos se deben a una falta de conocimiento sobre la compa- tibilidad de algunos residuos. No basta con realizar una prueba genérica porque es común que exista disparidad entre el residuo que se “preacepta” por parte del gestor y el que finalmente entrega el productor. Para lograr procedimientos de aceptación confiables se deben rea- lizar pruebas de compatibilidad entre residuos que eviten ac- cidentes futuros en las plantas de tratamiento. Estas pruebas a escala de laboratorio las aplica el sector español y simulan el comportamiento del residuo en las instalaciones con el “mix” presente en el momento en que se acepta su entrada. Un productor del residuo responsable a lo largo de toda la cadena de gestión Como se puede comprobar, para que un residuo se trate con las mayores garantías de seguridad, el productor del residuo debe facilitar una información más precisa sobre el mismo. Des- de nuestra asociación consideramos que esto ocurriría median- te la modificación del régimen de responsabilidad del productor para que se comparta esa responsabilidad a lo largo de toda la cadena de gestión. Es algo que ya se ha regulado en países como Francia, Alemania y Reino Unido y tiene como consecuencia una autorregulación del sector, ya que el productor buscaría los mejores tratamientos existentes para sus residuos y ganaría en precisión y objetividad a la hora de etiquetar el residuo. Nuestra asociación, como representante de los gestores de residuos peligrosos y de eliminación de residuos industriales no peligrosos, comparte la necesidad que marcan las instituciones europeas de avanzar hacia una gestión de mejor calidad que ofrezca las mayores garantías de seguridad para evitar así daños en las personas y en el entorno. La necesidad de una clasificación rigurosa y objetiva del residuo Como se puede comprobar, la clasificación de los residuos tie- ne importantes consecuencias en su posterior tratamiento y en las medidas de seguridad que los gestores deben tomar. Es fundamental que esa clasificación se realice de forma rigurosa y objetiva para que cada residuo reciba el tratamiento adecua- do a sus características. Y este es un punto en el que nuestro país debe mejorar, ya que la complejidad para etiquetar correc- tamente los residuos, sumado a la ausencia de fichas de datos de seguridad, hace que por parte de los productores puedan darse errores en esta labor y eso tiene un efecto directo sobre los gestores de residuos. Estos tratarán de compensar las defi- ciencias en su proceso de aceptación de residuos, pero se debe tener en cuenta la dificultad que supone obtener una muestra representativa de residuos o realizar análisis exhaustivos para confirmar la presencia de determinados contaminantes cuando no se ha podido confirmar si están presentes o si su concentra- ción es relevante. Estas deficiencias en la segregación e identifi- cación de los residuos implican mayores costes y tiempos para confirmar si es posible tratar el residuo, sus riesgos para el per- sonal y los equipos, así como su ruta de tratamiento y el coste realista de gestión. Por ello, en la fase de aceptación se garantiza que el residuo entrante se ajusta a lo previsto cuando se preparó la oferta, coincide con la muestra presentada inicialmente y no existen discrepancias por error en el envío, falta de representatividad de la muestra o deficiencias en la determinación de las sustan- cias presentes en el residuo. También se verifica que no existen incompatibilidades con los residuos presentes en la instalación. Estas cuestiones se verán reflejadas como buena práctica en la actualización del Waste Treatment Best Available Techni- ques Reference Document (BREF), el documento con las me- Más información: consultas@borrmart.es PRL EN el sector limpiezas y gestion de residuos

RkJQdWJsaXNoZXIy MzA3NDY=