Formación de Seguridad Laboral 171

39 Mayo-Junio 2020 Más información: consultas@borrmart.es prl en el sector alimentario Para conseguir ser una empresa saludable, eviden- temente, necesitamos previamente realizar un diag- nóstico inicial: no se puede empezar ninguna campa- ña o acción saludable si no conocemos el escenario en el que nos movemos, de esta forma podremos identi- ficar dónde tenemos que centrar nuestros esfuerzos. Es necesario y fundamental, partir de datos iniciales (indicadores), ya que sin ellos va a ser imposible me- dir si la acción propuesta es efectiva o no, o si vamos o no ir consiguiendo el objetivo marcado inicialmente (evaluar-reevaluar). Son muchísimas las fuentes de donde podemos sa- car indicadores, (informes de absentismo, encuestas de clima, informes de vigilancia de la salud, siniestra- lidad, evaluaciones de riesgo psicosociales, etc.) que nos alertan que debemos actuar en un sentido u otro. En Vicky Foods aunando esfuerzos y con la aplica- ción de políticas conjuntas de RSC, RR. HH. y de PRL como im- pulsores de este enfoque, y añadiendo estas políticas de pro- moción de la salud en el trabajo al plan estratégico de la compa- ñía, hemos conseguido dotar de valor a algo que es fundamen- tal para nosotros, como son las personas. Vigilancia de la salud Como ejemplo y en nuestro caso, uno de los indicadores que utilizamos, lo sacamos de los informes de vigilancia de la salud del servicio de prevención ajeno; nos decidimos por el indica- dor de la tasa de sobrepeso-obesidad (52% de nuestra planti- lla) porque previamente disponíamos de datos que nos hizo re- flexionar y dirigir esfuerzos en este campo. Sabíamos que el 38,9% de las muertes que se producen en los centros de tra- bajo es debido a causas no traumáticas, es decir, por “ictus, in- fartos…”, y el colectivo que más riesgo de sufrirlas es precisa- mente la que tiene sobrepeso-obesidad; además, teniendo en cuenta que es la primera causa de muerte en España aproxima- damente el 29%, más que los accidentes de tráfico y el cáncer y el coste que supone para la administración era de 193.000 mi- llones de euros (6% del PIB) y, por tanto, a las empresas, deci- dimos realizar “campañas y acciones” enfocadas con un objeti- vo claro…, a la reducción del IMC (índice de masa corporal) de nuestros trabajadores. Para ello, nos pusimos manos a la obra desde el grupo de trabajo que creamos VFES (“Vicky Foods Empresa Saludable”) para la implantación y seguimiento de todas las acciones. Asi- mismo, confeccionamos un plan de comunicación interna con el fin de que la información llegara a todos los trabajadores. Acciones para lograr los objetivos A lo largo del año 2019 hemos llevado a cabo las siguientes ac- ciones para intentar conseguir el objetivo marcado: talleres de nutrición, talleres de cocina y talleres de ejercicio físico, implan- tamos un menú saludable en nuestros comedores, formaciones sobre riesgo cardiovascular, fomento del ejercicio físico con gru- pos de running entre trabajadores y reducción del sedentarismo con caminatas (con participación de familiares y amigos de los trabajadores), fomento y patrocinio de las carreras populares, nutricionista a disposición de los trabajadores, máquinas de ven- ding saludables, acuerdos con gimnasios, etc.). A los 6 meses eran muchos los trabajadores que voluntaria- mente querían mejorar su salud y como consecuencia de todo ello hemos conseguido rebajar entre esos trabajadores más de un 3% de su IMC, muy cerca del objetivo marcado inicialmen- te (5% anual). Dado los resultados, seguimos en la misma línea y aumentando el número de trabajadores dispuestos a cuidar- se un poco más. Al mismo tiempo que desarrollamos estas acciones enfoca- das a mejorar la salud de las personas, hemos iniciado recien- temente otras, partiendo de indicadores que nos proporciona- ron las evaluaciones de riesgo psicosocial y las encuestas de cli- ma con el objetivo de reducir la percepción que tienen los tra- bajadores sobre propuestas para la reducción del estrés laboral; para ello, hemos comenzado sesiones de mindfulness y tene- mos previsto para principio de este año 2020 realizar formacio- nes a los mandos intermedios de liderazgo (enfocado a gestión de personas) y formaciones sobre factores psicosociales del es- trés para el resto de trabajadores. Al final, todas estas campañas y acciones que realizamos no sólo se limitan a la consecución de los objetivos marcados, sino que van más allá del posible retorno económico a me- dio/largo plazo (menor absentismo, menor presentismo, ma- yor productividad…): lo que pretendemos es cambiar “el es- tilo de vida” en nuestra organización, acorde a las exigencias de la sociedad. Por todo ello, la seguridad, salud y bienestar laboral se está – si no se ha convertido ya– en una línea estratégica más dentro de las organizaciones, que buscan la excelencia en el bienestar integral de sus trabajadores: “los nuevos retos de la PRL”.

RkJQdWJsaXNoZXIy ODM4MTc1