Formación de Seguridad Laboral 164

120 Marzo-Abril 2019 tos de rieles, generalmente discontinuos, y de traviesas, tanto de forma parcial como completa. Factores de riesgo: Manipulación manual de herramientas y equipos de trabajo: empleo de utensilios manuales como palancas metálicas, tena- zas de carril, gatos de levante de vía, clavadoras, tronzadoras, esmeriladoras, etc. Es necesario considerar el elevado peso de algunos equipos de trabajo, tales como las clavadoras manua- les (25 kg aprox.), las hidráulicas (100 kg aprox.) o la esmerila- dora de carril (75 kg aprox.). Manipulación manual de materiales de vía (traviesas y carri- les). Generalmente, estos elementos son desplazados median- te maquinaria auxiliar. No obstante, siempre es necesario rea- lizar operaciones manuales de ajuste y colocación mediante el empleo de herramientas. Es destacable anotar que la car- ga de una traviesa de hormigón, tipo monoblock, es de 300 kg o que un cupón de carril de 18 m de longitud puede pesar unos 950 kg aprox. Movimientos repetitivos durante el uso continuado de herra- mientas manuales, especialmente en las operaciones de aprie- te y/o desclavado de carril. Posturas forzadas debidas a la flexión de la espalda y a trabajar sobre una superficie de trabajo irregular formada por balasto. Afección termo higrométrica causada, principalmente, por la acción del frío y la humedad, en especial cuando los trabajos son nocturnos, en zonas lluviosas y/o dentro de túneles. Exposición a vibraciones mano-muñeca debido al uso conti- nuado de clavadoras de vía, necesarias para realizar el aprie- te y/o desclavado del carril a la traviesa, así como de tronza- doras de rieles. Principales medidas preventivas aplicables a los factores de riesgo ergonómico en las actividades ferroviarias Antes de exponer las principales medidas propuestas para re- ducir o eliminar los factores de riesgo ergonómico es pertinen- te remarcar la necesidad de realizar una evaluación previa que nos permita determinar el grado de riesgo cuantificable para la exposición a dichas situaciones de tal modo que, una vez aplica- das las oportunas medidas preventivas, se pueda volver a eva- luar el resultado con el objetivo de valorar su eficacia. En este sentido, actualmente, existen diferentes métodos científicos de medición y evaluación del riesgo ergonómico (OCRA, STRAIN INDEX, NIOSH, OWAS, RULA). Principales medidas preventivas: 1. Planificación de la ejecución de los trabajos. La primera me- dida, y más importante, radica en hacer cumplir el principio de acción preventiva basado en eliminar el riesgo en origen. Para ello es fundamental diseñar una detallada planificación de los trabajos, teniendo en cuenta cuales son los procesos que requieren mayor esfuerzo físico, de cara a prever el uso de maquinaria auxiliar de movimiento de elementos pesados (camiones grúa, retroexcavadoras ferroviarias, etc.) que faci- liten la carga y descarga, la colocación de herramientas y ma- terial sobre la vía, etc. Asimismo, esta planificación debe con- templar la realización de rotaciones para los trabajos de ma- yor esfuerzo físico. 2. Utilización de pórticos portátiles. Este tipo de útil consiste en un pórtico metálico portátil, dotado de un cabestrante o po- lea, que puede utilizarse en la manipulación y colocación de traviesas y cupones de carril, minimizando así el levantamien- to manual de cargas. 3. Empleo de bandejas de transporte. Los carros o bandejas de transporte son plataformas dotadas de ruedas metálicas ( di- plory ) cuya función principal es cargar el material y las herra- mientas necesarias desde la zona de acopios a la de trabajos, siendo desplazada por empuje manual sobre la vía. De cara a mejorar la ergonomía en su utilización, deben disponer de asideros a una altura de unos 80 cm para facilitar su empeño. Asimismo, es recomendable que sean fabricadas con materia- les ligeros para disminuir su peso. 4. Entrenamiento en ergonomía conductual. Existen progra- mas específicos de observación conductual del trabajo, desa- rrollados por expertos en ergonomía, que tratan de detec- tar los principales hábitos negativos a la hora de manipular car- gas o efectuar determinadas posturas en el trabajo. De hecho, COMSA Corporación ya está aplicando, de forma experimen- tal, este tipo de programas en algunos de sus proyectos. Con un adecuado entrenamiento postural, acompañado de forma- ción específica en este ámbito y técnicas de estiramientos mus- culares, es posible reducir la incidencia de los TME. Trabajos de obra civil en la estación de Tibble (Suecia). La mayoría de los TME relacionados con el trabajo no ocurren de forma súbita, sino que aparecen a lo largo del tiempo seguridad laboral en transporte ferroviario y metropolitano Más información: consultas@borrmart.es

RkJQdWJsaXNoZXIy MzA3NDY=