El 75% de los trabajadores, en riesgo de hiperconexión laboral

GettyImages-1214060652
Federación Aspa de Servicios de Prevención Ajenos

Correos fuera del horario laboral, llamadas a destiempo, jornadas interminables o problemas para gestionar el tiempo son algunos de los retos a los que los trabajadores y las empresas se enfrentan tras la consolidación del teletrabajo. 3 de cada 4 trabajadores en están en riesgo de sufrir los efectos de la conocida como hiperconexión laboral.

A la comodidad de trabajar desde casa le acompañan algunos riesgos, hasta ahora desconocidos, que obligan a crear un nuevo código de conducta y que un estudio de la Federación Aspa de Servicios de Prevención Ajenos analiza.

En el año 2019 un 4% de los trabajadores en España lo hacían en remoto, en la era Postcovid, esta cifra aumentó hasta el 14,5% y, según el Banco de España, en un corto plazo de tiempo un 30% de la población activa desarrollará, al menos, parte de su trabajo con la fórmula del teletrabajo, más si cabe cuando muchas empresas han encontrado en él una herramienta para garantizar la continuidad operativa.

Ante la consolidación de este escenario y su más que posible crecimiento, la Federación Aspa de Servicios de Prevención Ajenos ha publicado el “Estudio de los efectos de la hiperconexión digital en la salud laboral de los Trabajadores”, enmarcado en el VI Plan Director de Prevención de Riesgos Laborales de la Comunidad de Madrid cuyo objetivo es el de analizar las nuevas formas de organización del trabajo, reflexionar sobre las posibles consecuencias que el trabajo a distancia puede conllevar para los trabajadores y buscar soluciones a los mismos.

El estudio desprende que el uso de las TIC ha supuesto un gran avance para el mercado laboral y que está fórmula beneficia tanto a trabajadores como empleadores, pero pone el foco en los nuevos riesgos que esta forma de trabajo conlleva.

Trastornos visuales como el síndrome visual informático, trastornos musculo esqueléticos derivados de malas posturas y movimientos repetitivos son algunas de esas amenazas, pero fundamentalmente con el teletrabajo han aparecido nuevos factores de riesgos psicosociales sobre los que hasta la fecha se han desarrollado pocos estudios.

Para muchos, trabajar desde casa es una ventaja, pero el estudio revela que más de la mitad de los trabajadores reconoce que realizan tareas en  sus horas libres y reciben correos o comunicaciones en horas no laborales. El texto publicado por ASPA destaca que en los últimos meses se han creado nuevos entornos laborales de forma vertiginosa para adaptarse a situaciones como los confinamientos. Entornos menos estancos, más adaptables. Pero por contra, no se reflexionó sobre las consecuencias que este radical y rápido cambio.

Trabajadores flexibles, que pueden trabajar en cualquier momento y en cualquier lugar. Ese es el nuevo perfil, pero a la vez, empleados que corren el riesgo de no saber cómo desconectar. Un coctel que mal negociado puede transformarse en estrés, tensión, frustración. Los nuevos riesgos tienen ya nombre tecnoestrés o tecno adición, las consecuencias de la hiperconexión del trabajador.

A pesar de que el derecho a la desconexión está regulado la Ley 21/2021 de trabajo a distancia, es necesario que todos los agentes se pongan mano a la obra ante esta nueva realidad. Es por ello, que en las conclusiones del estudio, ASPA enfatiza en la necesidad de que las empresas desarrollen planes que garanticen la desconexión y proyectos para la remodelación del sistema de trabajo, de tal modo que se puedan crear modelos híbridos que combinen teletrabajo y trabajo presencial.

Medidas de prevención

El estudio también apunta una serie de medidas que pueden poner en marcha los Servicios de Prevención contratados por las empresas para minimizar estos nuevos riesgos laborales y que pasan no solamente por prevenir enfermedades físicas, derivadas por ejemplo del uso de pantallas, sino que apunta directamente a la necesidad imperiosa de prevenir los riesgos psicosociales derivados de la dificultad para aislarse del entorno laboral.

El objetivo último es mejorar el bienestar psicológico del trabajador. Alguna de esas medidas son la de acotar las jornadas laborales, programar la recepción de correos electrónicos o llamadas, pero, sobre todo, la formación de los trabajadores para que sean capaces de gestionar el tiempo y delimitar los espacios.

Puede consultar el estudio en el PDF.

Estudio definitivo Efectos Hiperconexión Digital 2021